Infortelecom

Noticias de administracion estado

09-08-2019 | Fuente: abc.es
Trump amenaza con llevarse las bases militares de Alemania
«Es realmente ofensivo esperar que los contribuyentes estadounidenses sigan pagando a más de 50.000 estadounidenses en Alemania» dijo anoche en un acto público el embajador de Estados Unidos en Alemania, Richard Grenell, «mientras los alemanes usan su excedente comercial para sus fines particulares». La frase era pronunciada, con toda la intención, después de que Alemania se haya negado a participar en la misión militar que propone Trump para presionar a Irán. La administración estadounidense espera influir en la voluntad germana amagando con sacas sus bases militares del país para llevárselas a Polonia, país con cuyo comportamiento está mucho más satisfecha. «Polonia cumple con su obligación de pago del dos por ciento del PIB en comparación con la OTAN», ha escrito en Twitter la resuelta embajadora de Estados Unidos en Polonia, Georgette Mosbacher, que terminaba su breve texto recordando que «Alemania no hace eso». «Nos gustaría que las tropas estadounidenses saliesen de Alemania para venir a Polonia», sugería abiertamente, tirando de un sedar que Trump lanzó en junio, durante una visita del presidente polaco Andrzej Duda a Washington. «El presidente Trump tiene razón y Georgette Mosbacher tiene razón», asestó anoche Grenell en Berlín, «numerosos presidentes de EE.UU. han pedido a la economía más grande de Europa que pague su propia defensa, es una súplica que se ha prolongado durante muchos años y muchos gobiernos». Ahora ha llegado al punto en que los estadounidenses y el presidente de los Estados Unidos tienen que responder, insistió, justificando una medida que cambiaría por completo el equilibrio de defensa en Europa. Berlín se ha comprometido a aumentar paulatinamente su presupuesto en Defensa hasta el 2 por ciento solicitado hasta 2024, pero no es suficiente para Trump. Alemania es el país donde están estacionadas la mayoría de las tropas estadounidenses en Europa. Hay un total de 34.602 soldados, 17.000 civiles estadounidenses y 12.000 alemanes empleados por el ejército de EE.UU. Solo Japón supera esa presencia militar con 38.900 soldados americanos estacionados en su territorio. Las reivindicaciones de Trump en la OTAN se refieren a que Alemania está muy por debajo del objetivo de la Alianza del 2% para gastos de defensa, con un objetivo del 1,36% del producto interno bruto en el año en curso que es criticado regularmente por el presidente de EE.UU. Según publicó en junio «The Washington Post», el Despacho Oval habría pedido al Pentágono analizar el coste e impacto de una retirada de las tropas estacionadas en Alemania a gran escala. El gobierno de Polonia, por su parte, ha asegurado que está dispuesto a invertir 1.700 millones de euros para crear una base estadounidense en su territorio. Moscú ha criticado ese movimiento expansionista de Washington y ha advertido que no contribuye a la seguridad ni a la estabilidad de la zona. Condiciones La amenaza, estratégica o real, se produce después de que el gobierno de Berlín haya dado la espalda a la diplomacia estadounidense en la negociación con Irán, cuya decisión es organizar una operación militar de vigilancia y escolta en el Golfo Pérsico liderada por el ejército norteamericano. Merkel ha dejado claro que la marina germana solo participaría en esa misión si fuese liderada por la UE. «El gobierno federal tiene sus reservas acerca de la propuesta concreta de EE.UU. y por eso no ha ofrecido una aportación propia», explica la portavoz de guardia del gobierno, Ulrike Demmer, que añade que «el enfoque global de nuestra política frente a Irán difiere claramente del norteamericano, que parece dispuesto a desatar un conflicto armado en la región». Después de que EE.UU. se retirase unilateralmente y sin siquiera consultar con el resto de los firmantes del acuerdo nuclear suscrito con Irán por los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, Berlín se ha esforzado junto a París, Londres, Moscú y Pekín para que Teherán siga respetando ese pacto de no desarrollo de armas nucleares. «Participar ahora en una misión liderada por EE.UU. no haría sino dificultar ese objetivo», insiste Demmer. Las presiones de Washington a Berlín en este sentido remiten inevitablemente en Alemania a la operación para atacar Irak en 2003, en la que el entonces canciller federal socialdemócrata Gerhard Schröder negó su cooperación a George Bush Jr. Schröder ha declarado recientemente que «dejase arrastrar ahora al conflicto entre EE.UU. e Irán sería una legitimación tardía de la Guerra de Irak». Con su movimiento de ficha en Berlín, Grenell está peparando el camino para la próxima visita de Donald Trump, que viajará a la cumbre del G7 en Biarritz, Francia, y será recibido el 24 de agosto por la canciller Merkel en Berlín. A sus ya numerosos puntos de fricción se suma ahora la amenaza de sacar de Alemania las tropas estadounidenses, un serio golpe al orden geopolítico establecido tras la II Guerra Mundial y que ha pervivido hasta nuestros días. Entre el 31 de agosto y el 3 de septiembre, además, Trump visitará Dinamarca y Polonia, donde participará en la conmemoración del 80º aniversario de la invasión alemana y comienzo de la II Guerra Mundial.
16-07-2019 | Fuente: abc.es
El Ejército europeo de Schrödinger
La idea de un Ejército europeo, impulsada por la canciller alemana Angela Merkel y su homólogo francés Emmanuel Macron, parece atrapada en la paradoja del gato de Schrödinger: no existe y existe al mismo tiempo. Desde el ministerio francés de Exteriores y Asuntos Europeos inciden en que soldados de diferentes Estados miembros llevan desplegados conjuntamente en operaciones de la UE -como la de Mal- desde hace años, pero quien espere un ejército a imagen y semejanza del euro con los países renunciando a sus fuerzas nacionales, se equivoca. La propuesta de Merkel y Macron de finales de 2018 no era realista, sino más bien una llamada a la unión entre los Estados miembros, considera Ana Perianes, de la Asociación de Diplomados Españoles en Seguridad y Defensa. «Está la Capacidad Militar de Planificación y Ejecución (siglas en inglés MPCC), pero las operaciones militares que coordinan no son ejecutivas, y están en el Sahel con muy poco personal. Es algo utópico por el momento. El marco es la Coordinación Estructurada Permanente (PESCO), pero es sobre industria y defensa no sobre unión política», explica. Lejos de cumplirse los peores augurios, el pasado 26 de mayo verdes y liberales frenaron el empuje euroescéptico en las elecciones pese al fin de la gran coalición europeísta de populares y socialdemócratas. Las nuevas mayorías en el Parlamento promueven la defensa de la democracia en la UE; una cooperación más estrecha sobre el cambio climático y el progreso en la transición de bajas emisiones; y nuevos avances en la integración de la defensa de la UE, según el informe postelectoral del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales (ECFR). Una mayor integración de la defensa fue una promesa de campaña para las tres cuartas partes de los partidos que pertenecen al PPE, el S&D y Renovar Europa, sostiene ECFR, pero tiene muy poco apoyo entre los Verdes, y ninguno entre el resto de grupos. Con gran entusiasmo, Alemania, Francia y España firmaron en junio un acuerdo para un avión de combate europeo de próxima generación (Futuro Sistema Aéreo de Combate, FCAS), previsto para estar operativo en 2040 y que la entonces ministra de Defensa alemana y ahora candidata a presidir la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, consideró que constituía un «gran día para la Unión Europea de Defensa». Momento de la firma de la ministra española de Defensa, Margarita Robles - Ministerio de Defensa de España Fuentes del Elíseo afirman a este diario que la Europa de la Defensa persigue la reagrupación de la actual industria europea, muy dispersa y con pequeños actores produciendo muchos modelos de barcos y vehículos terrestres. Sin embargo, a medida que la UE avanza en la integración en defensa, Estados Unidos aumenta su amenaza de dejar atrás a sus aliados en la OTAN. Según publicaron medios como el «New York Times», Michael Murphy, el hombre de la administración estadounidense en Europa, advirtió que el Fondo Europeo de Defensa (FED) y PESCO pueden «socavar la seguridad transatlántica al duplicar los esfuerzos de la OTAN y desviar recursos valiosos de lo que necesitamos para gastar nuestro tiempo y dinero. El tema de la participación del tercer estado está profundamente vinculado a esta pregunta». Desde la UE sostienen que la PESCO y el FED, así como otras herramientas asociadas, no vienen para sustituir a la OTAN, sino para reforzar al viejo continente como complemento de la Alianza Atlántica. «Nuestro objetivo no es complacer a Trump», insisten fuentes del Ministerio francés de Exteriores y Asuntos Europeos. En esa línea se pronunció el pasado marzo la ministra para los Ejércitos Florence Parly: «La cláusula de solidaridad de la OTAN se llama Artículo 5 (seguridad colectiva), no Artículo F 35 (cazas de producción estadounidense)». La posición británica En paralelo a la PESCO, el Elíseo ha impulsado la fuerza militar Iniciativa Europea de Intervención (IEI), dispuesta a actuar en crisis cerca de las fronteras de Europa sin la OTAN ni EE.UU., y a la que se han suscrito hasta diez países: Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Francia, Países Bajos, Portugal y el Reino Unido. Los ministros de Macron se muestran menos tajantes sobre una de las principales incógnitas de la Europa de la Defensa: la futura relación con países terceros como Reino Unido -que representa más del 25% del gasto total actual en Defensa de toda la Unión Europea- en caso de que se consume el Brexit. Como otros terceros países, Londres podrá participar en esas operaciones pero tiene que respetar ciertos procesos y no estarán en las negociaciones, sostienen las autoridades francesas. Su preocupación no es excluir a Reino Unido, sino que al incluirlo no se debilite la posición de los Estados miembros. «Hay una voluntad política de autonomía estratégica, pero sobre su desarrollo genera incógnitas», dijo el pasado marzo el exeurodiputado socialista Ramón Jáuregui en un desayuno con medios sobre el futuro de Europa. A su juicio, todavía se debe dilucidar si los países bálticos aceptan «una Europa de la Defensa articulada en torno a un ejército europeo y a los esfuerzos europeos que económicamente hay que hacer, o si siguen pendientes de EE.UU. Se fían de los norteamericanos y la OTAN, no de los europeos», concluye. Según el documento de la cumbre de países del sur de Europa del pasado 14 de junio, la Unión debe convertirse en un proveedor de seguridad creíble para sus ciudadanos, en línea con el nivel de ambición de la Estrategia Global de la UE: «Acogemos con satisfacción los avances para reforzar la defensa europea, con miras a mejorar la capacidad de la UE para ser un proveedor de seguridad, su autonomía estratégica y su capacidad para cooperar con la ONU, la OTAN y otros socios».
09-07-2019 | Fuente: elpais.com
Trump afirma que EE UU dejará de tratar con el embajador británico que insultó a su Gobierno
Kim Darroch tachó de "disfuncional" e "inepta" la Administración estadounidense, según unos correos recién filtrados
08-07-2019 | Fuente: elpais.com
Trump afirma que EE UU dejará de tratar con el embajador británico que insultó a su Gobierno
Kim Darroch tachó de "disfuncional" e "inepta" la Administración estadounidense, según unos correos recién filtrados
02-07-2019 | Fuente: abc.es
Ursula Von der Leyen, una madre de siete hijos al frente del ejército alemán y ahora de la CE
Ursula Von der Leyen, hija de uno de los históricos de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el expresidente del Estado federado de Baja Sajonia Ernst Albrecht, estaba destinada a suceder a Merkel hace ya casi un par de legislaturas. Pero la longevidad en el cargo de la canciller y su habilidad para deshacerse de rivales políticos internos terminaron con ese proyecto. Después de llevarle la contraria a Merkel en el Bundestag, donde con otras mujeres de la CDU promovió y votó a favor de una cuota femenina, fue retirada de la cartera de Trabajo, donde había hecho buenas migas con los sindicatos, y destinada a Defensa, un Ministerio en el que hay que lidiar con la precariedad material del ejército alemán y donde ha encontrado de frente a muchos altos mandos militares por haber llevado hasta el final investigaciones sobre la presencia de extremistas de derecha en sus filas y por haber forzado la igualdad de las mujeres soldado, con iniciativas novedosas y rompedoras. Gracias a ella, hay una guardería en cada cuartel. Desde el puesto de ministra de Defensa, estos últimos años, ha mantenido contactos privilegiados con altos cargos de la administración estadounidense, que la ven con muy buenos ojos, y ha sabido mantener un equilibrio diplomático mucho más sutil que Merkel con el equipo de Donald Trump. Médico de profesión, además de haber estudiado Económicas, y madre de siete hijos, lleva una década en la primera línea de la política alemana. Cuando le preguntan cómo lo hace, sonríe y resta importancia al esfuerzo, pero sus colaboradores más cercanos reconocen que su jornada es interminable, que su capacidad de trabajo no parece tener límite y que en periodos de agenda intensa ha llegado a tener un par de camisas limpias y una cama plegable en una habitación adjunta al despacho en la que descansar las pocas horas de sueño restantes, para aprovechar hasta el último minuto. Igualmente reconocen que, sobre todo cuando sus hijos eran pequeños, los fines de semana eran sagrados y ni siquiera respondía al teléfono. Nació en Bruselas el 8 de octubre de 1958 y estudió en el Colegio Europeo de la capital belga. Su europeísmo está fuera de toda duda. No fue hasta su adolescencia cuando se desplazó a un pueblo de Hanover en Alemania para continuar sus estudios de bachillerato. Primero se hizo cargo de la cartera de Familia, Jubilados, Mujeres y Jóvenes durante el primer Gobierno de la canciller (2005-09). Su experiencia en la conciliación familiar y laboral impregnó esa legislatura y puso en marcha la ayuda universal denominada Elterngeld, una asignación de 180 euros por hijo y por mes que reciben los alemanes. Después pasó por Trabajo, extendiendo a buena parte del territorio alemán la situación de pleno empleo técnico, y finalmente recaló en Defensa. Salió airosa de la polémica reforma de los subsidios sociales del llamado «Hartz IV» y siempre ha contado con más apoyo en la CDU que la propia Merkel, pero su carácter es muy independiente. Tiene perros y caballos. Le gusa España, donde ha pasado algunas vacaciones con sus hijos ya adultos, aunque a menudo pasa sus periodos de descanso en una aislada cabaña de montaña a 1.700 metros de altura en la que hasta hace unos años no había siquiera electricidad.
02-07-2019 | Fuente: abc.es
Ursula Von der Leyen: así es la nueva mujer fuerte de Europa
Quienes pensaban que Merkel era el prototipo de una mujer fuerte y de derecha es que no conocían a Ursula von der Leyen. Tanto es así que el Partido Socialdemócrata alemán, el SPD, apenas ha asimilado su nominación como alto cargo en la UE, la ha calificado de «desastre» y amenaza incluso con abandonar por este motivo la gran coalición que gobierna Berlín. «Sí, es motivo suficiente para abandonar la gran coalición», ha dicho en una entrevista matutina Sigmar Gabriel, que no tuvo problemas para ser el número dos del gobierno de Merkel pero que no está dispuesto a pasar por el aro de von der Leyen. La actual directiva provisional del SPD, compuesta por Malu Dreyer, Manuela Schwesig y Thorsten Schäfer-Gümbel, afirma en un comunicado a modo de reacción que con esta nominación «convierte en un absurdo todo intento de democratización de la UE». Su perfil de mujer de acero ha profundizado en el último Ministerio que ha dirigido, el de Defensa, en el que ha debido hacer frente a la precariedad del Ejército alemán, a una serie de escándalos sobre la presencia de militares de tendencias neonazis y a acusaciones anónimas de plagio en su tesis doctoral por parte activistas de la web «VroniPlag Wiki», a las que respondió solicitando a la Facultad de Medicina de la Universidad de Hannover que publicase íntegramente el trabajo sobre ginecología, realizado en 1990, y que lo sometiese a un comité «neutral y experto» para su evaluación. Hija de uno de los históricos de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el expresidente del Estado federado de Baja Sajonia Ernst Albrecht, «Röschen», apodo familiar que significa pequeña rosa y que hace referencia a su estatura, estaba destinada a suceder a Merkel hace ya casi un par de legislaturas. Pero la longevidad en el cargo de la canciller y su habilidad para deshacerse de rivales políticos internos terminaron con ese proyecto. Después de llevarle la contraria a Merkel en el Bundestag, donde con otras mujeres de la CDU promovió y votó a favor de una cuota femenina, fue retirada de la cartera de Trabajo, donde había hecho buenas migas con los sindicatos, y destinada a Defensa, un Ministerio en el que hay que lidiar con la precariedad material del ejército alemán. Bajo la titularidad de esta cartera, Von der Leyen se ha visto obligada a poner firmes a varios altos mandos militares por haber llevado hasta el final investigaciones sobre la presencia de extremistas de derecha en sus filas y por haber forzado la igualdad de las mujeres soldado, con iniciativas novedosas y rompedoras. Gracias a ella, hay una guardería en cada cuartel. Desde el puesto de ministra de Defensa, estos últimos años, ha mantenido contactos privilegiados con altos cargos de la administración estadounidense, que la ven con muy buenos ojos, y ha sabido mantener un equilibrio diplomático mucho más sutil que Merkel con el equipo de Donald Trump. También es muy apreciada por los franceses y su nominación para presidir la Comisión Europea ha sido apoyada por el presidente Emmanuel Macron, con el que mostró buen entendimiento recientemente, en el salón internacional aeronáutico de Bourget. Su cooperación en asuntos franco-alemanes ha sido hasta ahora intensa y se espera que con ella quede mejor engrasado el eje franco-alemán de la UE. Además de alemán y francés, sus dos lenguas maternas, habla muy bien el inglés, que perfeccionó en California, donde su marido fue profesor durante varios años en la prestigiosa universidad de Stanford. Trabajadora incansable Médico de profesión, además de haber estudiado Económicas, y madre de siete hijos, lleva 15 años en la primera línea de la política alemana. Cuando le preguntan cómo lo hace, suele sonreir y restar importancia al esfuerzo, pero sus colaboradores más cercanos reconocen que su jornada es interminable, que su capacidad de trabajo no parece tener límite y que en periodos de agenda intensa ha llegado a tener un par de camisas limpias y una cama plegable en una habitación adjunta al despacho en la que descansar las pocas horas de sueño restantes, para aprovechar hasta el último minuto. Igualmente reconocen que, sobre todo cuando sus hijos eran pequeños, los fines de semana eran sagrados y ni siquiera respondía al teléfono. Nació en Bruselas el 8 de octubre de 1958 y estudió en el Colegio Europeo de la capital belga. Su europeísmo está fuera de toda duda. No fue hasta su adolescencia cuando se desplazó a un pueblo de Hanover en Alemania para continuar sus estudios de bachillerato. Primero se hizo cargo de la cartera de Familia, Jubilados, Mujeres y Jóvenes durante el primer Gobierno de la canciller (2005-09). Su experiencia en la conciliación familiar y laboral impregnó esa legislatura y puso en marcha la ayuda universal denominada Elterngeld, una asignación de 180 euros por hijo y por mes que reciben los alemanes. Después pasó por Trabajo, extendiendo a buena parte del territorio alemán la situación de pleno empleo técnico, y finalmente recaló en Defensa. Salió airosa de la polémica reforma de los subsidios sociales del llamado «Hartz IV» y siempre ha contado con más apoyo en la CDU que la propia Merkel, pero su carácter es muy independiente. Tiene perros y caballos. Le gusta España, donde ha pasado algunas vacaciones con sus hijos ya adultos, aunque a menudo pasa sus periodos de descanso en una aislada cabaña de montaña a 1.700 metros de altura en la que hasta hace unos años no había siquiera electricidad. [Gráfico elaborado por Statista]
07-06-2019 | Fuente: abc.es
Rusia enviará más especialistas militares a Venezuela si Maduro lo solicita
Rusia está dispuesta a incrementar su contingente de especialistas militares en Venezuela si Caracas lo solicita, así lo ha informado este viernes el responsable de América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Aleksandr Schetinin. «Cualquier trabajo demanda determinada implicación de personas, a veces más, a veces menos. Si son necesarias más, enviaremos más, en la medida de las necesidades», ha afirmado, citado por medios rusos durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Schetinin añadió que si no es necesario el envío de más especialistas, los que no sean necesarios retornarán. «Se trata de un tema absolutamente técnico, vinculado al cumplimiento de contratos concretos, volúmenes de trabajo concretos», ha comentado. El diplomático ruso señaló que además, Rusia se dispone a enviar un nuevo cargamento de ayuda humanitaria a la nación caribeña. Schetínin especificó que se trata de equipamiento médico, pero no supo dar una fecha concreta para el envío. «Se trata de un mecanismo completamente funcional, que no requiere de impulsos políticos adicionales», constató. La presencia de personal ruso en Venezuela ha causado inquietud en Estados Unidos y otros socios, y Washington llegó a pedir a Moscú que retire a estas personas del país. El presidente de EE. UU., Donald Trump, aseguró recientemente en un mensaje en la red social Twitter que Rusia había informado a Washington de la retirada de «la mayoría de su personal de Venezuela», si bien el Kremlin aseguró que no transmitió ningún mensaje oficial en ese sentido a la Administración estadounidense.
24-05-2019 | Fuente: abc.es
La escasez de alimentos convierte el pollo en artículo de lujo en Cuba
«¿Sabes cuál es el animal con la cola más larga en Cuba? Ahí tienes la respuesta: mira la cola del pollo». El aparcacoches del supermercado TRD 84 y 7ª en La Habana señala al grupo de unas treinta personas que se agolpan frente la puerta aguardando su turno. La «cola del pollo» se replica desde hace semanas en establecimientos de toda la isla. Aunque las bromas suelen amenizar la espera, también hay acaloradas discusiones e incluso peleas que se graban y comparten en las redes sociales, convirtiendo este fenómeno en el principal foco de atención de la sociedad cubana y símbolo de la incipiente crisis económica que golpea al país. «Antes tú ibas a la tienda y comprabas las cosas. Ahora tienes que hacer perras colas y matarte en esto», protesta Mirta, una jubilada que expresa su indignación tras la primera hora de espera a las puertas de otro supermercado en el barrio habanero de Miramar. Mirta añade: «yo he estado en otros países y allí no se pasa el trabajo que se pasa en Cuba. Es verdad que en el socialismo hay muchas cosas buenas pero también hay cosas muy malas que no ven los de arriba». En la misma fila ?esta de unas cincuenta personas? dos mujeres se acusan mutuamente de haberse colado, iniciando una sonora discusión. «La cola del pollo es lo peor, porque no hay ni comida, y por eso la gente está así, matándose», exagera Miriela, otra joven que aguarda su turno. En la cola del pollo hay una regla inviolable: dos paquetes por cliente. Esta restricción, impuesta por el Gobierno sobre varios productos básicos para evitar el acaparamiento, choca con la picaresca cubana, ya que muchos acuden al supermercado con sus hijos o sobrinos e incluso pagan un CUC (equivalente a un dólar) a terceros para que engrosen la fila y les cedan su cuota de la preciada proteína blanca. La agravada escasez de productos es un indicio de la crisis económica que comienza a golpear duro a este país de 11,2 millones de habitantes cuya alimentación depende entre 60 y un 70% de las importaciones, como es el caso de la carne aviar. A los problemas endémicos de Cuba, como la ineficiencia de su modelo económico centralizado y la acumulación de deudas, se han unido recientemente el endurecimiento del embargo por parte de la Administración estadounidense de Donald Trump y la inestabilidad del Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, proveedor de la mitad del combustible que mueve a la isla. Las autoridades cubanas son conscientes del difícil momento, hasta el punto de que el expresidente Raúl Castro avisó de que hay que «prepararse para la peor variante» de la economía. La harina de trigo, el aceite, los huevos, la leche en polvo y las salchichas, junto a las frazadas o paños para limpiar los pisos, han sido desde finales del pasado año los principales artículos víctimas del desabastecimiento. En el caso del pollo, la oferta se ha reducido en menor medida. «Esta semana entró pollo todos los días», asegura a Efe el abastecedor estatal Sergio Sánchez, del municipio de Playa. Entonces, ¿por qué la carne de esta ave forma tales aglomeraciones, no vistas en el caso de otros alimentos? La respuesta es múltiple y también está en la calle. Por un lado, «el cerdo está imposible», lamenta Marisa, cabeza de familia con cuatro hijos y seis nietos en casa, que ha visto duplicarse el precio de la carne porcina en solo unos meses, mientras las asequibles y siempre demandadas salchichas han desaparecido de los refrigeradores. Ella adquiere cada mes a precios subvencionados las raciones estipuladas en la «libreta» o cartilla de racionamiento que asigna el Estado: 3 kilos de arroz, 4 de azúcar, medio litro de aceite de soja, café mezclado, un paquete de pasta, 15 huevos, 300 gramos de granos y dos «posturas» (450 gramos) de pollo. Es una base mínima que cada cubano ha de complementar por su cuenta en el mercado libre para subsistir por los siguientes treinta días. Al encarecimiento del cerdo se suma otro problema: «hay mucho revendedor. Hacen la cola con cuatro muchachos de su casa y después venden el pollo más caro. El paquete de 6,25 CUC lo están vendiendo a 10, el de 8 a 15, y así..», asegura Marisa.
15-05-2019 | Fuente: abc.es
Estados Unidos sopesa el envío de 120.000 soldados al Golfo para contener a Irán
«Fake news». Noticias falsas. Así desestimó ayer el presidente de Estados Unidos las preguntas de la prensa sobre el supuesto envío de 120.000 tropas a Oriente Próximo para contener la amenaza iraní, revelado por el diario norteamericano «The New York Times». El problema: el envío está sobre la mesa porque lo planteó el ministro de Defensa, Patrick Shanahan, a petición del consejero de Seguridad Nacional del propio Trump, John Bolton. De nuevo, y como en el caso de Venezuela, el núcleo duro de política de seguridad y exteriores de la actual administración estadounidense demuestra que avanza mucho más rápido y ha llegado más lejos que el propio presidente. Tanto como para considerar el envío de 120.000 soldados al golfo Pérsico por si el régimen de los ayatolás se plantea el más mínimo avance sobre las tropas de EE.UU. desplegadas en la zona o sus países o grupos aliados. En un giro netamente «trumpiano», el presidente, después de calificar la información de falsa admitió que convertirla en verdadera entra dentro de sus planes. «Creo que son ?fake news?. Ahora bien, ¿tomaría esa decisión? ¡Claro que sí! Pero no lo he decidido aún. Espero que no tenga que tomar esa decisión. De todos modos, si la tomo, enviaré muchos más soldados que esos de los que me hablan». Lo cierto es que el jefe del comando Central del Pentágono, el general del Marine Corps. Kenneth McKenzie, ha pedido refuerzos para contener la creciente amenaza iraní y por eso ha llegado al golfo el portaaviones USS Abraham Lincoln acompañado de cuatro bombarderos B-52 que ya se encuentran en misión de refuerzo en la base aérea norteamericana en la península de Qatar. En una decisión sin precedentes, no fue el Pentágono quien anunció el envío del USS Lincoln, sino el consejero Bolton, mano derecha de Trump para seguridad internacional. Bolton ya enervó a Trump cuando se plantó en el Pentágono con el ministro de Exteriores, Pompeo, para, según dijo luego, «analizar planes de intervención militar en Venezuela», sin haber informado antes al presidente, que luego lo despachó diciendo que es un «halcón» al que debe atemperar de vez en cuando. Mientras, ayer en la ciudad rusa de Sochi se reunieron Putin, Pompeo y Lavrov para trata de Venezuela e Irán fundamentalmente. En su primera visita a Rusia en calidad de secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se reunió ayer con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, a quien volvió a pedir que Moscú deje de apoyar al líder venezolano, Nicolás Maduro. Ambos ministros comparecieron ante la prensa tras las conversaciones y un almuerzo y después acudieron juntos a mantener un encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin. Antes de dar comienzo al turno de preguntas de los periodistas, Lavrov afirmó que «después de la conversación telefónica de hora y media que mantuvieron los presidentes Vladímir Putin y Donald Trump el pasado 3 mayo, recibimos la orden de intensificar el diálogo» entre Moscú y Washington. El jefe de la Diplomacia rusa explicó que así lo hizo con Pompeo el pasado día 6 en Finlandia y ahora en Sochi. Según Lavrov, la reunión de ayer con su homólogo estadounidense fue «sincera y útil» y aseguró que las dos partes «están interesadas en normalizar las relaciones». El ministro ruso enumeró los principales temas tratados en Sochi: Venezuela, Siria, Irán, Ucrania, Corea del Norte y desarme nuclear. En cuanto al país caribeño, el secretario de Estado norteamericano dijo que «EE.UU. y más de 50 países creen que ha llegado la hora de que Maduro deje el poder». Según sus palabras, «solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese». Lavrov, por su parte, insistió en que «deben ser los venezolanos quienes definan su futuro y las dos partes enfrentadas deben empezar el diálogo, algo con lo que está de acuerdo Maduro». A juicio del ministro ruso, «no se puede instaurar una democracia por la fuerza» y deploró que EEUU amenace con una intervención militar. Conflicto accidental Irán fue otra de las cuestiones discrepantes entre Lavrov y Pompeo. Tras la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear y el endurecimiento de sanciones contra Irán, el secretario de Estado advirtió a los dirigentes europeos que la actual situación en el Golfo Pérsico implica el riesgo de que estalle un conflicto «accidentalmente», temor que se ha visto corroborado tras los actos de sabotaje contra petroleros y cargueros frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos. Ayer Pompeo, no obstante, le dijo a su homólogo ruso que su país «no busca una guerra con Irán» pese el refuerzo de la presencia naval norteamericana en la zona». Washington presiona a Teherán para que cese su apoyó a Hizbolá. Lavrov expresó el deseo de que la «razón impere».
12-05-2019 | Fuente: abc.es
Irán dice que «no se avecina una guerra» con EE.UU. pese al despliegue militar
El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución de Irán, Hosein Salamí, consideró hoy que «no se avecina una guerra» con Estados Unidos pese al despliegue militar que está realizando este país en el golfo Pérsico. Salamí informó al Parlamento en una sesión cerrada sobre los últimos acontecimientos de seguridad en la región, en concreto sobre la decisión de Washington de enviar a la zona el buque de asalto anfibio USS Arlington, el portaaviones USS Abraham Lincoln y cazabombarderos. El presidente de la comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, Heshmatolah Falahatpisheh, explicó a la agencia oficial IRNA que el comandante de la Guardia Revolucionaria indicó que basándose en «análisis estratégicos y de campo no se avecina una guerra». «Sólo están librando una guerra psicológica y están tratando de combinarla con las sanciones y las presiones económicas», dijo Falahatpisheh, citando a Salamí. El diputado también indicó que nadie en Irán contactará con la Administración estadounidense de Donald Trump para iniciar conversaciones y que «los estadounidenses tendrían que proponer una negociación con Irán mucho más seriamente en el futuro». Sobre el despliegue militar estadounidense, el conocido parlamentario Alaedin Boruyerdí dijo a la agencia Tasnim que «no es un fenómeno nuevo, ya que estos buques de guerra siempre han estado presentes en la región ilegalmente». El comandante de los Guardianes también aseguró a los diputados que si EE.UU. inicia una guerra contra Irán «sus intereses estarían en peligro», por lo que -vaticinó- «no podría terminar esa confrontación». El Departamento de Defensa de EEUU anunció este viernes que reforzará sus tropas desplegadas en Oriente Medio con el buque de asalto anfibio USS Arlington y misiles Patriot, que se suman al portaaviones USS Abraham Lincoln y a los cazabombarderos. «EE.UU. no busca un conflicto con Irán, pero estamos preparados y listos para defender a las fuerzas e intereses estadounidenses en la región», señaló el Pentágono en un comunicado. La tensión en el golfo Pérsico ha aumentado desde que EEUU decidiera el mes pasado no renovar las exenciones a la compra de petróleo iraní otorgadas a ocho países y designar a los Guardianes de la Revolución grupo terrorista. Por su parte, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán también declaró grupo terrorista a las tropas de EEUU desplegadas en Oriente Medio bajo el mando del CENTCOM. Además, el presidente iraní, Hasan Rohaní, anunció el pasado miércoles que Irán suspende la aplicación de algunos de sus compromisos nucleares y dio un ultimátum de 60 días para que se garanticen las transacciones bancarias de Irán y sus exportaciones de petróleo. El plazo fue dado al resto de firmantes del acuerdo nuclear de 2015 (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), justo un año después de que EEUU se retirara del pacto y volviera a imponer sanciones a Irán. Al respecto, Rohaní dijo hoy que las presiones políticas y económicas de EE.UU. contra Irán son «una guerra en toda regla y sin precedentes», por lo que llamó a la unidad interna para superar estas dificultades
1
...