Infortelecom

Noticias de aborto

23-09-2021 | Fuente: elmundo.es
Irene Montero asegura que regulará la objeción de conciencia con el aborto en contra del criterio de Sanidad
La ministra de Igualdad considera "urgente" modificar la legislación y anuncia que en tres meses espera tener listo el borrador 
11-09-2021 | Fuente: elmundo.es
Festival de Venecia: Penélope Cruz se hace mito como mejor actriz y ?El acontecimiento? gana un justo León de Oro
La crónica de un aborto en la Francia de los 60 firmada por la francesa Audrey Diwan vence en la mejor Venecia en décadas por su enérgica y lacerante sinceridad 
08-09-2021 | Fuente: elmundo.es
Una mujer se enfrenta a dos años de prisión por fingir su embarazo y estafar a un hombre para costear el aborto
El hombre le entregó hasta 8.000 euros para sufragar la intervención quirúrgica hasta que se negó a darle más dinero y la denunció 
06-09-2021 | Fuente: elmundo.es
'El acontecimiento' convierte el aborto en un duro, febril y extremadamente riguroso testimonio emocional y político
La directora Audrey Diwan adapta la novela autobiográfica de Annie Ernaux de manera magistral 
23-08-2021 | Fuente: elmundo.es
Renuncia por "cuestiones personales" el obispo que defendió el 1-O y la libertad de los condenados por sedición
El responsable del Obispado de Solsona también se mostró en contra del aborto, el matrimonio homosexual y la eutanasia 
12-08-2021 | Fuente: as.com
Kovacic, otro héroe con Kepa
El centrocampista croata fue de los más destacados del Chelsea, especialmente por una jugada en la prórroga en la que abortó una contra del Villarreal.
02-07-2021 | Fuente: abc.es
La nueva izquierda 'facha' iberoamericana
Es la nueva izquierda latinoamericana con ropajes de la vieja. Son los líderes a los que se les llena la boca con el término progresismo, revolución, bolivariano o cualquier otro de la cosecha del ?socialismo del siglo XXI? y sus satélites. Unos, se oponen al matrimonio igualitario. Otros, están en contra de la despenalización del aborto o se hacen los distraídos para no tocar ese tema. La mayoria se confiesa creyente, les produce espanto el lenguaje inclusivo y, a una buena parte de ellos, les irrita o ignoran el significado de las siglas LGTBQ. Los hay que defienden el modelo de familia tradicional y en general, no quieren saber nada -o poco- de las drogas. El último de estos dirigentes.. Ver Más
18-06-2021 | Fuente: abc.es
Los obispos de EE.UU. abren la vía a negarle la comunión a Biden por su apoyo al aborto
Los obispos católicos de Estados Unidos han votado este viernes a favor de dotarse de un documento sobre el sentido de la comunión eucarística, y sobre si la opinión expresada en público de quien la solicite sobre asuntos como el aborto influye en que se le administre ese sacramento o no. Este es en realidad un primer paso en una campaña de determinados obispos para negarle la comunión al presidente de la nación, Joe Biden, que es católico, y además solo el segundo de ese credo en ocupar el cargo tras John Kennedy. Los prelados llevaban reunidos de forma virtual en su junta anual desde el miércoles pero el documento sobre la comunión lo han votado este viernes tras un encendido debate de tres horas. Lo han propuesto algunos obispos que recomiendan que a Biden se le niegue la comunión porque apoya abiertamente el aborto. Ha sido aprobado finalmente por 168 votos a favor, solo 55 en contra y seis abstenciones. Ese documento que ahora se elaborará es un triunfo de los obispos críticos con Biden, pues les permite hacer un listado de condiciones que desaconsejan a un católico recibir la comunión, como por ejemplo estar a favor del aborto. Lo votarán en noviembre en otra junta, y si lo aprueban, a Biden, como a otros políticos que apoyen el aborto u otras acciones en contra de las enseñanzas de la Iglesia, se les podría denegar la comunión. Según el Código de Derecho Canónico recibir la comunión es un derecho básico y «los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quien los pida de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por derecho recibirlos». Al final, dependería de cada sacerdote dar la comunión al político en cuestión. El obispo Donald Hying, de Madison, en el estado Wisconsin, dijo durante el debate previo que entre los católicos de su diócesis hay muchos «confundidos por un presidente católico que promueve la agenda pro-aborto más radical de la historia». «Estos creyentes necesitan que les guiemos», añadió. El obispo Robert McElroy, de San Diego, en California, respondió que el catolicismo padecerá «consecuencias destructivas» si adopta un documento semejante que va dirigido contra el presidente. «Si lo adoptamos, será imposible prevenir el uso de la eucaristía como arma», añadió. En este acalorado debate incluso intervino El Vaticano, que advirtió hace poco a los obispos más conservadores de EE.UU. que frenen esta campaña contra Biden. El cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió una carta a los obispos estadounidenses alertándoles de que esta votación sobre la cuestión podría «convertirse en una fuente de discordia más que unir el episcopado y extender la iglesia en EE.UU.». Cuestión de coherencia Una de las primeras decisiones de Biden en la Casa Blanca fue firmar un decreto por el que eliminó la mayoría de las trabas impuestas al aborto por su predecesor, Donald Trump, que fueron muchas. El demócrata ha defendido esta decisión como una defensa general del «acceso de las mujeres a la sanidad», que es el lenguaje de los defensores de una mayor permisividad de la interrupción del embarazo. La conferencia episcopal estadounidense ya le advirtió a Biden entonces de que, como católico practicante, enviaría una señal equivocada volviendo a levantar restricciones sobre el aborto, como ya han hecho muchos otros demócratas antes que él. El actual presidente acude religiosamente a misa todos los domingos, esté en Washington o esté en su casa de Delaware. Siempre se ha definido Biden como una persona profundamente católica, y una de las fotos que ha colocado tras su escritorio en el despacho Oval es del Papa Francisco. Se da la circunstancia de que la segunda persona en la línea de sucesión presidencial, y mujer con más poder en el Capitolio, es también católica: Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes y que apoya también el aborto. En 2019, antes de la iniciativa que ahora se debate, Thomas Paprocki, el obispo de Springfield, en Illinois, prohibió la comunión en las iglesias de su diócesis a los gobernantes que apoyen el aborto ya que estos «persisten obstinadamente en un pecado grave manifiesto y no deben ser admitidos a la Sagrada Comunión». Días antes, Illinois aprobó una ley que declaraba el aborto como un «derecho fundamental de las mujeres», en contraste con unas medidas mucho más restrictivas de la interrupción del embarazo en otros estados de EE.UU. Un precedente Justo aquel año, a Biden, que entonces no ostentaba cargo público, no se le permitió comulgar un domingo en una iglesia católica en Carolina del Sur por su apoyo al aborto. El padre Robert Morey, de la iglesia Saint Anthony en la ciudad Florence, dijo entonces al diario 'Florence Morning News' que le había negado a Biden la comunión porque «cualquier figura pública que defienda el aborto se pone a sí misma fuera de la enseñanza de la Iglesia». Desde los años de Ronald Reagan, los presidentes republicanos aplican lo que se llama 'política de la ciudad de México', y los demócratas la levantan. Esta llamada política es en realidad un decreto de 1984 que anunció Reagan durante una cumbre en la Ciudad de México y niega asistencia a organizaciones no gubernamentales extranjeras que brinden servicios de aborto, asesoren a pacientes sobre este o promuevan una mayor permisividad con la interrupción del embarazo.
01-02-2021 | Fuente: abc.es
¿Por qué es probable que Biden no haga nada por los palestinos?
Una de las promesas emblemáticas en política exterior de Joe Biden, la reapertura de la misión diplomática de la Autoridad Palestina en Washington, será congelada sine die «por problemas legales», según han apuntado fuentes de la Casa Blanca a varios medios norteamericanos. En su comparecencia la semana pasada en el Consejo de Seguridad de la ONU, el enviado especial para Oriente Medio, Richard Mills, confirmó públicamente que el paso «se dará» en algún momento, sin especificar fecha. La rehabilitación del pueblo palestino -consecuencia del rescate del tradicional papel de mediador de Estados Unidos en el proceso de paz de Oriente Medio- fue una promesa expresa del candidato demócrata Joe Biden. Donald Trump, con el consejo de su asesor aúlico para la región -su yerno judío Jared Kushner-, rompió la política de cierta equidistancia con la decisión de cerrar las oficinas palestinas en Estados Unidos en 2018, y la suspensión de las millonarias ayudas a Cisjordania y Gaza. Después llegaron decisiones determinantes y polémicas, como el traslado de la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, y el plan para reconocer la soberanía israelí sobre los asentamientos judíos en los Territorios Ocupados en la guerra de 1967. Palestina, en ese proyecto, tendría derecho a crear su propio Estado en el 70 por ciento del actual territorio de Cisjordania, pero sin continuidad territorial -al estar rodeado por los asentamientos- y sin Jerusalén este como capital. Según una ley aprobada por el Congreso de EE.UU. en 2919 y ratificada por Trump, los palestinos están obligados a pagar 655,5 millones de dólares en multas contraídas en los tribunales norteamericanos antes de poder reabrir sus oficinas en Washington. Esta ley se suma a otra aprobada en 2018, la Taylor Force Act, que prohíbe enviar ayudas económicas a la Autoridad Palestina de Cisjordania dado que el gobierno de Mahmud Abás las usaba en parte para realizar pagos a presos palestinos en cárceles israelíes por delitos de sangre. Para cumplir con las promesas de Biden a los árabes, las dos leyes deberían ser abolidas en el Congreso, donde los demócratas cuentan ahora con mayoría en las dos cámaras. No obstante, fuentes de la Administración Biden han filtrado a la agencia Reuters que por ahora no hay ningún proyecto de hacerlo. La resistencia del nuevo presidente demócrata a plantear algún gesto en favor de los palestinos desconcierta a muchos en su partido y en el mundo árabe. Dada la facilidad de Biden para firmar decretos dirigidos a anular la etapa anterior, no sería por difícil por otra parte elaborar alguna orden presidencial que retome la tradicional oposición de EE.UU. a reconocer la soberanía de Israel sobre los Territorios Ocupados; o a devolver la embajada a Tel Aviv. Pero el presidente Biden quiere enviar el mensaje de que su prioridad absoluta no es la política exterior sino hacer tabla rasa del legado de Donald Trump en política interna, desde las medidas sobre el Covid-19 hasta la protección de la inmigración o la reanudación de las ayudas federales al aborto. Así se entienden las alabanzas de su nuevo secretario de Estado a la reanudación de relaciones diplomáticas de varias capitales árabes con Israel, un éxito de la era Trump, y el ostracismo al que Washington parece haber condenado a los palestinos. La buena noticia de este chapuzón de realismo es que podría contribuir a que los dirigentes de Cisjordania y de la Franja de Gaza reflexionen y entierren definitivamente la disputa cainita entre los moderados de la Autoridad Palestina y los radicales de Hamás.