Infortelecom

Noticias de aborto

19-12-2021 | Fuente: abc.es
Los chilenos eligen presidente entre dos candidatos que apuestan por modelos opuestos de sociedad
La elección presidencial de hoy la ganará quien haya cometido menos errores en los últimos días. En una segunda vuelta empatada, según los sondeos, los chilenos concurren a las urnas para decidir quién gobernará el país por los próximos cuatro años entre el candidato del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, y del Frente Amplio, Gabriel Boric. Años que se proyectan difíciles tanto por la situación económica pospandemia, como por la cantidad de reformas comprometidas y la resolución de la Convención Constitucional que redacta la nueva carta magna. Chile no elige un presidente por mayoría absoluta en primera vuelta desde 1999, pero este año el escenario revela una extrema polarización y división de las fuerzas, lo que lleva a que, por primera vez, quienes pasaron al balotaje lo hicieran con menos del 30% de los sufragios cada uno. De hecho, ambos necesitan duplicar su número de votos obtenidos el 21 de noviembre para poder ganar. Los dos candidatos ubicados a los extremos de las fuerzas políticas tradicionales que gobernaron indistintamente a Chile desde el retorno a la democracia, sorprendieron y de paso, jubilaron a los dirigentes de la ex Concertación y Chile Vamos. Mientras Kast encabeza al recién estrenado Partido Republicano, que consiguió el respaldo de la centroderecha después de su derrota, Boric hace lo propio con la alianza que denostó todos estos años a la obra de la centroizquierda y cuyo socio principal es el Partido Comunista. Disputa por el centro y cambio de programas Debido a la gran cantidad de electores que quedó huérfano en el centro político, tanto Kast como Boric, realizaron radicales cambios a sus programas de gobierno para intentar captar a quienes apoyaron a los perdedores: el populista Franco Parisi y luego, el ex ministro de Piñera Sebastián Sichel y la senadora democratacristiana, Yasna Provoste, en ese orden. La jornada de hoy no augura mayor participación que la primera vuelta donde sufragó solo el 47% del padrón electoral. Y esto en una absoluta ceguera ya que la ley impide que se difundan encuestas en los 15 días previos a la elección por medios masivos so pena de altas multas. Además, en Chile nadie hace sondeos a boca de urna, por lo que se deberá esperar pacientemente los resultados oficiales pasadas las 20 hrs. local. Las encuestadoras han logrado burlar la norma enviando a 'conocidos' los estudios, los que luego se divulgan por redes sociales, especialmente, WhatsApp. Casi todas hablan de empate técnico o una diferencia de 2 puntos a favor de uno y otro. Muy ajustado El tracking diario de Atlas Intelligence daba el jueves 16 de diciembre 48,5% a Kast y 48,4% a Boric y 3,1% a los indecisos. Plaza Pública de Cadem, con fecha 10 de diciembre, entrega un 39% a Boric, 36% a Kast y un 25% no sabe o no responde, mientras que Black and White un empate en 50% a ambos. Hasta ahora ninguno ha dado señas de que va a desconocer el resultado, aunque los partidarios de Kast han propagado mensajes en redes sociales advirtiendo diversas maneras de fraude y criticando el 'descuadre de mesas' que el Servicio Electoral luego corrige al chequear las actas con la digitación hecha. Los partidos de derecha adelantaron que llevarán el resultado al Tribunal Calificador de Elecciones si es ajustado y como dijo el presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, probablemente no se resuelva hoy. Tras la primera vuelta presidencial, Boric y Kast reformularon sus programas intentando dar señales de moderación. Así, el de Kast pasó de 204 a 58 páginas y el de Boric se mantuvo en seis. Todas las preguntas sobre temas vitales los intentaron responder en debates radiales y televisivos que se caracterizaron por centrarse en cuestiones de personalidad, pasado polémico, pero poco sobre las diferencias de sus postulados. De hecho, el comando de Boric acusó al contrario de querer sumergirlos 'en la cloaca'. Kast cambia sus propuestas sobre los impuestos José Antonio Kast modificó su propuesta de bajadas de impuestos a las empresas de 27 a 17%, señalando que solo se hará en la medida de que las cuentas fiscales lo permitan. Mantendrá el sistema de pensiones AFP con ahorro individual, introduciendo mayor competencia vía una AFP estatal y aumentará en un 4% el ahorro individual a cargo del empleador. En materia de Estado, insiste en hacerlo más eficiente, pero echó pie atrás con la idea de eliminar el Instituto Nacional de Derechos Humanos y el Ministerio de la Mujer, afirmando que fue un error. En internacional, ya no sostiene retirar a Chile del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y en cambio, planteó un actuar conjunto con los organismos internacionales para enfrentar la migración. Mantiene su decisión de construir una zanja que inicio Bachelet en la frontera con Perú y Bolivia. Pide un test de drogas para autoridades en su lucha contra el narcotráfico y ya no buscará derogar las leyes de aborto en tres supuestos, ni el matrimonio entre personas del mismo sexo. Asumirá con urgencia un conjunto de medidas para enfrentar la sequía, la desertificación y el cambio climático, fenómeno del que dudaba en su primer programa y retiró la idea de permitir nuevas termoeléctricas. Subidas de impuestos con Boric Gabriel Boric, en tanto, tras la inclusión de economistas de la ex Concertación en su comando, estableció que el aumento de impuestos para lograr una recaudación del 8% del PIB, ahora será gradual. La reforma contempla avanzar hacia el fin del sistema semiintegrado de la ley de renta, cuestión que su primer programa planteaba terminar de plano y mantiene un impuesto a los altos patrimonios o superricos y royalty minero. En pensiones, insiste en terminar con las AFP y crear un consejo estatal que administre los fondos de carácter colectivo con los ahorros de todos los nuevos cotizantes. Quienes están en el sistema actual podrán mantener sus ahorros individuales ahí, pero entrado en función el nuevo sistema, los futuros van al otro. Se aumentará en 6 puntos la cotización previsional a cargo del empleador. Boric se comprometió con la condonación del Crédito con Aval del Estado, CAE, que tienen los estudiantes universitarios, pero a 20 años. En materia de migración, ahora dice que hará cumplir la ley y se estudiará caso a caso la situación de los ilegales. Él, en lo personal es crítico de los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua y partidario del aborto libre y la eutanasia, pero ninguno de estos temas los menciona en el programa.
14-12-2021 | Fuente: abc.es
Kast y Boric moderan sus posiciones en la batalla para conquistar el centro político de Chile
Con un debate televisivo y 76 intensas horas de campaña, los candidatos presidenciales José Antonio Kast, del derechista Frente Social Cristiano, y Gabriel Boric, del izquierdista Frente Amplio, esperan acortar la brecha que los separa con miras a la segunda vuelta presidencial de este domingo 19 de diciembre. Anoche, ambos abanderados se enfrentaron en un debate organizado por todas las canales de recepción abierta, ocasión en que se mostraron los cambios programáticos que han realizado estas últimas dos semanas, con el objetivo de capturar a los votantes de centro que dejaron a la deriva el exministro de Piñera Sebastián Sichel, la senadora democratacristiana Yasna Provoste y el economista populista Franco Parisi. El enfrentamiento mantuvo en equilibrio las apuestas que, según encuestas no difundidas masivamente, dan algunos puntos de ventaja a Boric. Sin embargo, ambos candidatos ocuparon su tiempo en desafiarse sobre la capacidad real de gobernar los próximos cuatro años. Kast, insistentemente, hizo ver los peligros que encierra un gobierno donde la colectividad mayoritaria será el Partido Comunista, y Boric, sacó a colación una serie de leyes en favor de minorías y las mujeres que Kast rechazó en su época parlamentaria, apuntando que no tiene capacidad para llegar a acuerdos. «No quiero ser un Presidente que levante el puño; quiero ser un Presidente que abra las manos y acoja», dio Kast, pero el diputado frenteamplista le recordó que se opuso al acuerdo constitucional que dio una salida política a la crisis de octubre de 2019. En tanto, Boric enfatizó que «el Presidente voy a ser yo y no el PC», ante cada emplazamiento sobre sus socios. Cambios programáticos Los dos abanderados debieron reconocer los importantes cambios programáticos que han introducido desde el 21 de noviembre, que moderan sus radicales propuestas iniciales. Kast ya no acometerá una baja de impuestos a las empresas del 27 al 17%, mientras que Boric se comprometió a avanzar en todas sus políticas de manera gradual y haciéndose cargo de la realidad fiscal. A menos de seis días de las elecciones, sin embargo, quedaron muchas dudas sin despejar porque ningún ahondó en las reformas prometidas en los sistemas de salud y pensiones. Kast, durante el debate, rechazó la reunión privada que sostuvo Boric con la expresidenta y Alta Comisionada de Naciones Unidas para los DD.HH., Michelle Bachelet, quien llegó al país el domingo y esa misma noche recibió al diputado. El líder del Partido Republicano acusó intervencionismo. El enfrentamiento televisivo se vio a ratos tenso debido a la molestia que en Boric generaban las permanentes ironías de Kast quien, además, insistentemente, lo emplazó a pedir perdón por conductas pasadas, tales como, celebrar con una camiseta que da cuenta del asesinato de un senador en 1991 en manos de un grupo terrorista o haber valorado el legado del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, brazo armado del PC en el régimen militar. Boric reconoció ambos errores y apuntó a Kast por rechazar leyes como la de la píldora del día después, el cambio de identidad de género, antidiscriminación, aborto en tres supuestos y hablar de «dictadura gay». La campaña presidencial legal concluye este jueves a la medianoche, por lo que los candidatos insistir en los dos grupos que más incógnitas abren: las mujeres y los votantes de Parisi.
13-12-2021 | Fuente: abc.es
Primeros pasos de la coalición ?semáforo? de Alemania
La maquinaria gubernamental de Berlín trabaja ya sobre el menú del acuerdo de la ?coalición semáforo? como la cocina de un restaurante en hora punta. El plato fuerte lleva por nombre ?continuidad?, pero va servido con una generosa guarnición de ?nuevo comienzo?. Estas son las palabras con las que describe su propio plan de trabajo el canciller Olaf Scholz, que insiste en que su política exterior empezará por un «aumento de la soberanía estratégica europea», lo que implica mayor independencia en materia de seguridad, energía y agenda internacional. Scholz ya avanzó lo que quiere para Europa cuando diseñó, junto con su colega de Francia, el Fondo Europeo de Reconstrucción, para el que por primera vez la Comisión ha emitido deuda conjunta. En su primera visita oficial a París y a Bruselas el viernes, menos de 48 horas después de tomar posesión del cargo, se ha mostrado menos condescendiente con los asuntos rusos que su predecesora Merkel y deseoso de fijar nuevas metas de integración europea «que no se podrán cubrir en una sola legislatura». Estado federal europeo En el texto del acuerdo de coalición que el socialdemócrata ha firmado con liberales y verdes, figura la apuesta por «la evolución de la UE hacia un Estado Federal Europeo» de funcionamiento descentralizado. «Es finalmente la respuesta al discurso de la Sorbona de Macron, en el que abogó hace cuatro años por una vasta reforma europea», analiza Pascale Joannin, directora general de la Fundación Robert Schuman. «Merkel se limitó a tomar nota y este es un enfoque diferente que trata de evitar el riesgo de aislamiento geopolítico y comercial», agrega el director del Instituto Franco-Alemán de Ludwigsburg, Frank Baasner. También quedarán en matiz las diferencias en la relación con la OTAN, aunque en el pacto de coalición no hay mención alguna al gasto militar del 2% que exige la Alianza. En su primera reunión con Stoltenberg, según fuentes de la Cancillería, Scholz se ha sincerado. Ha expresado su compromiso y ha prometido que prevalecerá sobre los gestos que su ministra verde de Exteriores, Annalena Baerbock, dirigirá previsiblemente hacia su propia galería. «El papel de Baerbock queda reducido al de cartero, no puede hacer mucho daño», asegura el periodista y escritor Henryk M. Broder. En casa, Scholz aumentará el salario mínimo a 12 euros por hora y construirá 400.000 nuevos pisos, el 25% serán viviendas sociales. Legislará el derecho a voto a partir de los 16 años y reducirá el número de diputados en el Bundestag. Facilitará el acceso a la nacionalidad alemana a los inmigrantes, que podrán pedirla con cinco años de residencia y permitirá la doble nacionalidad, vedada hasta ahora a determinados países. Pondrá fin a las restricciones a la publicidad de los médicos que practican abortos, cargará a la Seguridad Social el uso de métodos anticonceptivos y legalizará el cannabis. Los talibanes, de hecho, ya están en contacto con la empresa alemana CPharm International desde la semana pasada, en busca de un acuerdo para que construya en ese país una fábrica de procesamiento de 400 millones de euros. Scholz, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen - Efe En cuanto a la pandemia, Scholz corta por lo sano y prepara a toda prisa un proyecto de ley para hacer obligatoria la vacuna que llevará al Parlamento en febrero. En un primer paso, el Bundestag ha votado este viernes, en el día número dos de la legislatura, la vacuna obligatoria para el personal sanitario. Y en cuanto a protección del clima, adelanta 8 años el abandono del carbón, fijado en 2030. Dedicará un 2% del territorio alemán a la energía eólica y de hidrógeno. Su objetivo es que en 2030 el 80% de la electricidad provenga de renovables y tener circulando 15 millones de coches eléctricos. Los paneles solares serán obligatorios en edificios comerciales y muchas viviendas, los vehículos de combustión desaparecerán en 2035 y Alemania será climáticamente neutral en 2045. Ingentes inversiones El ministro de Finanzas, el liberal Christian Lindner, ha prometido que todo esto se llevará a cabo sin perder el sector industrial ni la carrera por la digitalización, lo que requerirá ingentes inversiones, difíciles de compaginar con el regreso al freno de la deuda en 2023. Se dispone a lanzar en los próximos días un anexo a los presupuestos de 2021 con autorizaciones de crédito para luchar contra la pandemia no utilizadas que desviarán unos 30.000 millones al Fondo del Clima. La maniobra tiene algo de juego de prestidigitación, al igual que su plan para cargar deuda a Instituciones del Estado que escapará de los presupuestos generales. Y se espera una reforma de las pensiones que permita acudir a los mercados para financiarlas. También en sus primeras 48 horas en Finanzas, Lindner ha filtrado que prolongará las ayudas Covid, el Fondo de Estabilización Económica (FSM), hasta mediados de 2022, pero después será abolido porque «no podemos prolongar las ayudas eternamente», apuntando por dónde van los tiros de la restricción del gasto público. Sus desafíos Covid. El Parlamento alemán ha votado la obligación de vacunarse para el personal sanitario y determinados puestos en residencias de ancianos, que el Gobierno Merkel evitó. Scholz ha anunciado además, en contra de lo que defendió durante la campaña electoral, que como tarde en febrero se votará un proyecto de ley que establece la vacuna obligatoria para todos. Interior. La coalición facilitará el acceso a la nacionalidad alemana, que podrá ser solicitada por los inmigrantes con solo cinco años de residencia en el país. Ampliará además la doble nacionalidad y redirigirá el proceso de peticiones de asilo a los países de origen. Exterior. Más integración europea y continuidad en la relación trasatlántica. Será menos condescendiente con Rusia y se esperan toques de atención a China. Economía. Digitalizar la economía, mantener el nivel de exportaciones y manejar los niveles de inflación altos.
04-12-2021 | Fuente: elmundo.es
Annie Ernaux: "Escribir es volver un arma contra ti y contra el mundo"
Toda una vida en libros: su aborto, su divorcio, la muerte de sus padres, el cáncer.. Cabaret Voltaire recupera 'Perderse', los diarios sobre su 'affaire' con un joven ruso casado 
02-12-2021 | Fuente: abc.es
Pugna en Chile entre los candidatos de la derecha y de la izquierda por hacerse con los votos del tercer candidato, Parisi
A poco más de dos semanas de la segunda vuelta presidencial, los candidatos José Antonio Kast, representante del derechista Frente Social Cristiano, y Gabriel Boric, del izquierdista Frente Amplio, intensifican sus esfuerzos por capturar los votos huérfanos del centro político, especialmente, aquellos que dejó el populista Franco Parisi, quien obtuvo el tercer lugar sin haber pisado el país. Ambos competidores, en la última semana, han sumado a sus comandos figuras referentes de la coalición Vamos Chile y la ex Concertación, respectivamente, y ya han adelantado cambios en sus programas, que deberían darse a conocer hoy. Con ello intentan dar señales de moderación frente al electorado de centroderecha y centroizquierda que vieron fracasar en las urnas a sus candidatos: el exministro de Piñera Sebastián Sichel y la senadora democristiana Yasna Provoste. Consciente del coqueteo con su díscolo electorado, Parisi invitó a Kast y Boric a su tradicional programa por 'streaming' este domingo, oferta que aceptaron ambos y que supone un riesgo no menor ya que el economista es un personaje antipolíticos impredecible. Inesperadamente, Kast efectuó un viaje relámpago a Estados Unidos a comienzos de semana donde se reunió con el senador republicano Marco Rubio y algunos empresarios, pero no quiso despejar la sospecha de que su objetivo fue entrevistarse privadamente con Parisi, quien reside en Alabama, y desde allá, vía redes sociales, aún tiene influencia sobre los casi 900.000 chilenos (12,8%) que le dieron su apoyo. El exdiputado derechista obtuvo el apoyo sin condiciones de los partidos oficialistas Unión Demócrata Independiente (UDI), Renovación Nacional y de un menos convencido Evopoli, mientras que Gabriel Boric logró, finalmente, que la Democracia Cristiana le diera su respaldo, algo bastante controvertido considerando la histórica enemistad de la Falange (antecesora de la DC) con el Partido Comunista, pilar del pacto que puso al joven diputado izquierdista en el segundo lugar el pasado 21 de noviembre. El líder derechista, Kast, exmilitante de la UDI y fundador del recién estrenado Partido Republicano, logró captar a una de las caras mejor evaluadas del gobierno de Piñera, la subsecretaria de Salud que ha coordinado la lucha contra la pandemia del Covid, Paula Daza, para que sea su portavoz en los escasos días que restan para el 19 de diciembre. En tanto, Boric instaló en el mismo cargo a la doctora y expresidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, uno de los rostros opositores a dichas estrategias sanitarias estos dos años y que en su momento fue considera como eventual candidata por el Frente Amplio debido a su buena evaluación en las encuestas. Los dos comandos reforzaron sus áreas programáticas con destacados economistas que en su momento apuntaron a las debilidades de las propuestas de ambos. Y el abanderado frenteamplista se reunió con la directiva de la mayor agrupación empresarial del país, la Confederación de la Producción y Comercio, CPC, para intentar explicar los puntos más inquietantes de su programa: una reforma tributaria que incluye impuestos a los 'super ricos' y el fin del sistema de ahorro individual de pensiones que ha dado profundidad al mercado de capitales chilenos. Hasta el momento, diversas encuestas dan por ganador a Boric con una diferencia de casi 6 a 8 puntos el próximo domingo 19. Sin embargo, los analistas advierten que es imposible prever el comportamiento del electorado de Parisi y de la base democristiana que quedó a la deriva. Este domingo se da inicio formal a la campaña en segunda vuelta con la emisión de la franja televisiva obligatoria por los canales abiertos. Esto se produce en medio de un intenso debate legislativo que ha puesto en aprietos a los candidatos presidenciales, especialmente, a Gabriel Boric. Su ausencia en el plenario por hacer campaña, así como la de otros diputados opositores en la Cámara, significó que el martes pasado el proyecto de ley de aborto libre hasta las 14 semanas fuera rechazado y archivado, cuestión que le atrajo duras críticas y un punto para Kast, quien en su programa de gobierno postula derogar la ley de aborto vigente desde 2017 en tres supuestos. Por lo polémico del resultado en esa votación, el diputado frenteamplista va a suspender sus actividades para asistir hoy viernes al Congreso a votar el proyecto de ley que permite un cuarto retiro del 10% desde los fondos de pensiones por parte de los ahorradores y evitar que naufrague. Este tema ha sido uno de sus mayores flancos durante la contienda presidencial porque, en un principio, Kast se manifestó contrario a él y luego, terminó apoyándolo. Varios de los economistas que ha incorporado a su comando en señal de moderación son abiertos opositores a esta moción por sus efectos negativos en la economía. En el caso de Kast, opositor a cualquier modificación al sistema de pensiones, sabe que es impopular rechazarlo y se le ha recomendado no abordar públicamente el tema. En el Senado, mientras tanto, los parlamentarios rechazaron algunas modificaciones hechas al proyecto que establece el 'matrimonio entre homosexuales' y ello implicará que una comisión mixta de senadores y diputados busquen un acuerdo antes del receso legislativo de verano y el cambio de composición de ambas cámaras al regresar de este. La oposición ha resuelto apurar el trámite de esta iniciativa porque José Antonio Kast es un férreo detractor de la misma y obtuvo una importante representación parlamentaria, 1 senador y 15 diputados republicanos, que asumen en sus cargos junto al futuro gobierno electo el 11 de marzo.
02-12-2021 | Fuente: abc.es
China empieza a perder población por primera vez
El coloso chino, con sus 1.400 millones de habitantes, empezará la cuenta atrás de su saldo demográfico -diferencia entre nacimientos y fallecimientos- este mismo año.Varios expertos chinos en demografía, consultados por la cadena CNN, auguran que la ambición del régimen de Pekín de convertirse en superpotencia tiene a su mayor enemigo en casa: la falta de nacimientos. Como consecuencia. el modelo económico basado en el inmenso mercado interno comenzará a flaquear, y más aún la perspectiva financiera. Con un sistema de Estado bienestar ya muy deficiente, cada vez serán menos los trabajadores jóvenes que tendrán que sostener con su esfuerzo y sus impuestos a una sociedad envejecida. Las estadísticas oficiales dadas a conocer por Pekín el mes pasado no ocultan los hechos. En 2020, 8,5 nacimientos por cada 1.000 mujeres, una tasa de fertilidad de 1,30 hijos por mujer, que será aún menor este año. En Europa, la tasa de fertilidad se sitúa entre 1,7 y 1,8 niños por mujer, también por debajo de la necesaria para el reemplazo generacional que está entre 2,2 y 2,5 hijos por mujer fértil. En términos globales, en China nacieron este año unos 9,5 millones de niños y las defunciones superaron los 10 millones. Así lo estima James Liang, experto en Economía en la Universidad de Pekín. «Con esas cifras se puede afirmar que China ha entrado muy probablemente ya en 2021 en crecimiento negativo», concluye otro de los consultados por la cadena norteamericana, el demógrafo He Yafu. El declive de la natalidad es, sin duda, el resultado de la 'política de hijo único' decretada en 1980 por el régimen comunista para frenar con ingeniería social el crecimiento demográfico. Aquella decisión, entre otros dramas, produjo el de los feminicidios, en la búsqueda del hijo varón -en especial en el ámbito rural- y al amparo de las facilidades otorgadas por el régimen para el aborto. En 2015, cuando las autoridades chinas pusieron freno bruscamente a la política del hijo único y autorizaron tener hasta dos, las cifras emergieron con toda su crudeza. Durante los 35 años anteriores se habían producido millones de abortos de niñas y esterilizaciones forzosas. Decenas de millones de varones no pudieron casarse casarse por falta de novia. La decisión del régimen de Pekín de permitir ahora hasta tres hijos, y las restricciones al aborto aprobadas el pasado mes de septiembre, llegan tarde. Y llegan mal. Las nuevas medidas son vistas por la población como una campaña más por parte de la tiranía comunista dirigida a manipular la vida privada de los ciudadanos, sin ofrecer en paralelo un marco de ayudas a las madres, a la vivienda y a la educación de los hijos.
25-11-2021 | Fuente: abc.es
Sexo, marihuana y voto a los 16 años: El plan de la nueva coalición alemana para atraer a los jóvenes
El derecho de votar a partir de los 16 años era una reivindicación relativamente reciente en Alemania. En 1996, el estado federado de Baja Sajonia fue el primero en introducirlo a nivel municipal. Hasta la fecha, otros diez Länder han seguido su ejemplo, de manera que a esa edad también se puede votar en las elecciones locales en Baden-Württemberg, Berlín, Brandeburgo, Bremen, Hamburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Renania del Norte-Westfalia, Sajonia-Anhalt, Schleswig-Holstein y Turingia. A nivel regional, este derecho ha sido legislado solamente en Brandeburgo, Bremen, Hamburgo y Schleswig-Holstein. En Hesse, el derecho al voto desde los 16 años existió durante un corto periodo de tiempo, en 1998, pero fue revertido en 1999 por el gobierno de Roland Koch. Pero en ninguna de estas regiones los jóvenes de 16 años tienen derecho a presentarse como candidatos, lo que significa que pueden votar pero no pueden ser elegidos. Para el Bundestag, sin embargo, el voto de los menores de 18 años sigue vedado desde 1949 y eso es lo que la coalición semáforo de Olaf Scholz pretende cambiar, según establece el texto del acuerdo para la formación de gobierno. El asunto ha sido promovido desde las juventudes socialdemócratas (Jusos) por su presidente, Kevin Kunert, que acaba de abandonar ese cargo para ocupar su primer escaño en el Bundestag y que se postula como líder emergente del SPD. Kunert está convencido de que la pérdida de la condición de «Volkspertei» por los socialdemócratas, que durante la última década han visto descender sus resultados electorales por debajo del 20% e incluso del 15%, radica en la huida del voto joven y en el envejecimiento de la población alemana. Lucrarse del sector más joven es también la lectura que en España hace la extrema izquierda de Podemos, que tiene la misma reivindicación del voto a los 16. Alemania tiene uno de los parlamentos más grandes del mundo, con 736 escaños y existe un amplio consenso sobre la necesidad de una reforma Kunert plantea la lucha política como una lucha generacional y aboga por la estrategia de sumar votantes por la franja de inferior edad, lo que a su juicio devolverá al SPD en las próximas elecciones una ventaja sobre la conservadora CDU. Atendiendo a su exigencia, el acuerdo de coalición entre el SPD, los Verdes y el FDP incluye esta modificación dentro de un plan más amplio de reforma. Después de las últimas elecciones del pasado 26 de septiembre, Alemania tiene uno de los parlamentos más grandes del mundo, con 736 escaños y existe un amplio consenso sobre la necesidad de una reforma que devuelva la cámara a un formato más racional y funcional. Dentro de este apartado, el acuerdo determina que «la edad mínima para participar en las elecciones federales se reducirá a 16 años, según la voluntad del SPD, los Verdes y el FDP» e igualmente expone su intención de «rebajar la edad de voto para participar en las elecciones al Parlamento Europeo de los actuales 18 a los 16 años». Para las elecciones europeas, los coalicionistas podrían adoptar esta reforma con mayoría simple, cambiando la Ley Electoral Europea. La situación es diferente en las elecciones al Bundestag porque aquí sería necesaria una enmienda a la Ley Fundamental. Esto requiere la aprobación de dos tercios de los miembros del Bundestag, lo que significa que los socios de la coalición también necesitarían votos de la oposición. El Partido Die Linke (La Izquierda) también ha mostrado simpatía por el proyecto, mientras que la conservadora CDU y la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD estabaAfD) están en contra. La coalición semáforo pretende además fijar voto joven con una serie de reformas especialmente pensada para agradar a esta franja de edad, como el reconocimiento del sexo transgénero, la legalización del cannabis y mayores facilidades para el aborto. El pacto que han alcanzado los tres partidos recoge una reforma para que las Cajas de los Seguridad Social paguen los gastos de los anticonceptivos y una reforma también de la Bafög (Ley de Asistencia a la Formación), que otorga generosas becas a muchos estudiantes a cambio de su emancipación familiar. Estas becas deberán, según el texto, «hacer menos dependientes de los padres y elevar los límites de edad y el periodo de cobro», permitiendo así la prolongación de la vida universitaria a costa de las ayudas públicas. Todos estos asuntos, que esperan ser legislados durante los próximos cuatro años y que ocuparán un amplio espacio en el debate público, propiciarán una mayor visibilidad del SPD entre los jóvenes, según la estrategia de Kevin Kunert, y servirán al SPD para recuperar voto de cara a las próximas generales.
25-11-2021 | Fuente: abc.es
Cambio de sexo, marihuana y voto a los 16 años: El plan de la nueva coalición alemana para atraer a los jóvenes
El derecho de votar a partir de los 16 años era una reivindicación relativamente reciente en Alemania. En 1996, el estado federado de Baja Sajonia fue el primero en introducirlo a nivel municipal. Hasta la fecha, otros diez Länder han seguido su ejemplo, de manera que a esa edad también se puede votar en las elecciones locales en Baden-Württemberg, Berlín, Brandeburgo, Bremen, Hamburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Renania del Norte-Westfalia, Sajonia-Anhalt, Schleswig-Holstein y Turingia. A nivel regional, este derecho ha sido legislado solamente en Brandeburgo, Bremen, Hamburgo y Schleswig-Holstein. En Hesse, el derecho al voto desde los 16 años existió durante un corto periodo de tiempo, en 1998, pero fue revertido en 1999 por el gobierno de Roland Koch. Pero en ninguna de estas regiones los jóvenes de 16 años tienen derecho a presentarse como candidatos, lo que significa que pueden votar pero no pueden ser elegidos. Para el Bundestag, sin embargo, el voto de los menores de 18 años sigue vedado desde 1949 y eso es lo que la coalición semáforo de Olaf Scholz pretende cambiar, según establece el texto del acuerdo para la formación de gobierno. El asunto ha sido promovido desde las juventudes socialdemócratas (Jusos) por su presidente, Kevin Kunert, que acaba de abandonar ese cargo para ocupar su primer escaño en el Bundestag y que se postula como líder emergente del SPD. Kunert está convencido de que la pérdida de la condición de «Volkspertei» por los socialdemócratas, que durante la última década han visto descender sus resultados electorales por debajo del 20% e incluso del 15%, radica en la huida del voto joven y en el envejecimiento de la población alemana. Lucrarse del sector más joven es también la lectura que en España hace la extrema izquierda de Podemos, que tiene la misma reivindicación del voto a los 16. Alemania tiene uno de los parlamentos más grandes del mundo, con 736 escaños y existe un amplio consenso sobre la necesidad de una reforma Kunert plantea la lucha política como una lucha generacional y aboga por la estrategia de sumar votantes por la franja de inferior edad, lo que a su juicio devolverá al SPD en las próximas elecciones una ventaja sobre la conservadora CDU. Atendiendo a su exigencia, el acuerdo de coalición entre el SPD, los Verdes y el FDP incluye esta modificación dentro de un plan más amplio de reforma. Después de las últimas elecciones del pasado 26 de septiembre, Alemania tiene uno de los parlamentos más grandes del mundo, con 736 escaños y existe un amplio consenso sobre la necesidad de una reforma que devuelva la cámara a un formato más racional y funcional. Dentro de este apartado, el acuerdo determina que «la edad mínima para participar en las elecciones federales se reducirá a 16 años, según la voluntad del SPD, los Verdes y el FDP» e igualmente expone su intención de «rebajar la edad de voto para participar en las elecciones al Parlamento Europeo de los actuales 18 a los 16 años». Para las elecciones europeas, los coalicionistas podrían adoptar esta reforma con mayoría simple, cambiando la Ley Electoral Europea. La situación es diferente en las elecciones al Bundestag porque aquí sería necesaria una enmienda a la Ley Fundamental. Esto requiere la aprobación de dos tercios de los miembros del Bundestag, lo que significa que los socios de la coalición también necesitarían votos de la oposición. El Partido Die Linke (La Izquierda) también ha mostrado simpatía por el proyecto, mientras que la conservadora CDU y la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD estabaAfD) están en contra. La coalición semáforo pretende además fijar voto joven con una serie de reformas especialmente pensada para agradar a esta franja de edad, como el reconocimiento del sexo transgénero, la legalización del cannabis y mayores facilidades para el aborto. El pacto que han alcanzado los tres partidos recoge una reforma para que las Cajas de los Seguridad Social paguen los gastos de los anticonceptivos y una reforma también de la Bafög (Ley de Asistencia a la Formación), que otorga generosas becas a muchos estudiantes a cambio de su emancipación familiar. Estas becas deberán, según el texto, «hacer menos dependientes de los padres y elevar los límites de edad y el periodo de cobro», permitiendo así la prolongación de la vida universitaria a costa de las ayudas públicas. Todos estos asuntos, que esperan ser legislados durante los próximos cuatro años y que ocuparán un amplio espacio en el debate público, propiciarán una mayor visibilidad del SPD entre los jóvenes, según la estrategia de Kevin Kunert, y servirán al SPD para recuperar voto de cara a las próximas generales.
22-11-2021 | Fuente: abc.es
Kast y Boric disputarán la Presidencia de Chile en segunda vuelta el 19 de diciembre
Varias sorpresas marcaron la jornada electoral de Chile de este domingo: Una gran afluencia de votantes que espantó el miedo a una gran abstención y el casi 30 por ciento de los votos que obtuvo el candidato de extrema derecha, José Antonio Kast, quien se impuso sobre el joven candidato del izquierdista Frente Amplio y el Partido Comunista, Gabriel Boric, quien rasguñó el 24 por ciento de los sufragios. Con estos resultados, ambos candidatos al sillón presidencial de La Moneda deberán competir en segunda vuelta el próximo 19 de diciembre. También ha sorprendido la votación que obtuvo el economista Franco Parisi, un populista de derechas, quien no hizo campaña en Chile, movilizó a sus votantes solo a través de internet y redes sociales, y que ha evitado regresar al país ante la posibilidad de ser arrestado y juzgado por una millonaria deuda de alimentos que mantiene con sus hijos. Ubicado en el tercer lugar de la votación de este domingo en lo grueso obtenida en el norte de Chile, probablemente endose su votación a Kast. El naufragio mayor lo sufrieron las coaliciones de centro que gobernaron los últimos 30 años, veinte a manos de la Concertación ?la alianza de la Democracia Cristiana y Socialistas-, y otros diez a cargo de Vamos Chile, la alianza que llevó dos veces a la presidencia al empresario Sebastián Piñera. Los candidatos de estos bloques, el abogado Sebastián Sichel de los partidos de derecha, y la profesora y senadora Yasna Provoste, de la coalición DC-PS, quedaron relegados al cuarto y quinto lugar. Mucho más atrás y cumpliendo los pronósticos, los candidatos Marco Enríquez Ominami, socialdemócrata independiente, alcanzó casi el 8 por ciento de la votación; mientras el profesor maoísta Eduardo Artés apenas un 1,5 por ciento. La elección se ha realizado teniendo como proceso de fondo la elaboración de una nueva Constitución a través de una Convención paritaria e integrada con escaños para pueblos originarios. La nueva carta magna reemplazará la institucionalidad que dejó la dictadura militar del fallecido general Augusto Pinochet y debate sobre una carta de derechos sociales que garantizarían educación, salud y un sistema de reparto para las pensiones. El proceso constituyente fue resultado de la revuelta social de octubre de 2019, que cuestionó las desigualdades sociales, los abusos y las deudas que dejan la educación y salud privadas. «Kast es una amenaza para la democracia», dijo el presidente del Partido Socialista apenas conocidos los primeros cómputos. El senador adelantó de inmediato su apoyo a Boric en la segunda vuelta. «No nos da lo mismo quién es presidente» dijo a su vez la candidata Yasna Provoste, y espera conversar en los próximos días con Boric, «si es que éste da señales de apertura y diálogo». El otro candidato derrotado, el centroderechista Sebastián Sichel aseguró que no votará por Boric, y que espera conversar con Kast para acordar cambios programáticos. Y este es un punto clave para el balotaje. Kast ha presentado una propuesta calificada como de «extrema derecha», al proponer construir una zanja para evitar el ingreso a Chile de migrantes ilegales, mano dura contra la delincuencia y militarización de la zona mapuche ante los actos de violencia que suceden en ese territorio, derogará la ley de aborto por tres causales, eliminará el Ministerio de la Mujer y cerrará el Instituto de Derechos Humanos. En lo económico, Kast propone una rebaja de impuesto y la privatización parcial de la minera del cobre del Estado. Los dos candidatos que van a segunda vuelta no solo tienen diferencias de proyectos políticos. Mientras Kast es un abogado vinculado a sectores conservadores católicos, Boric es un neomarxista que cultiva la lectura de la poesía y la narrativa latinoamericana. Ambos son de familias migrantes, Kast tiene orígenes alemanes vinculados al nazismo; mientras Boric proviene de migrantes croatas que se instalaron en los rudos ambientes del extremo sur chileno. Ahora vienen los alineamientos de segunda vuelta, que es una nueva elección y cuyos resultados no están asegurados, aunque Kast tenga una leve ventaja a su favor. Ambos candidatos ahora además tienen la mirada puesta en el Congreso y cómo queda integrado, pues requerirán de acuerdos en el parlamento para llevar adelante sus propuestas programáticas y además tener la gobernabilidad para cumplir su mandato hasta el 2026, con una nueva Constitución de por medio.
21-11-2021 | Fuente: abc.es
La polarización marca las elecciones más decisivas de Chile
Las elecciones de este domingo en Chile son las más importantes en la historia reciente del país. No solo están confrontados proyectos políticos muy antagónicos representados en siete candidatos, sino además se produce en medio de un proceso constituyente que es resultado de las masivas y a veces violentas movilizaciones de hace dos años. El presidente Sebastián Piñera, debilitada, esquivó hace menos un juicio de destitución. De fondo, una crisis sanitaria que amenaza con una nueva ola de contagios, así como indicadores económicos que no son alentadores. Los 14 millones de chilenos habilitados para votar elegirán al nuevo presidente por el periodo 2022-26, a los 155 integrantes de la Cámara de Diputados, la renovación parcial de 29 escaños del Senado y más de 300 cupos para consejeros regionales. Pero la posibilidad de que haya un alto abstencionismo está latente. En las elecciones más votadas de este último ciclo realizadas en octubre de 2020, cuando se plebiscitó la continuidad de la Constitución heredada de la dictadura, solo concurrió a las urnas el 50 por ciento de los votantes. La participación volvió a caer a menos del 50 por ciento en las votaciones de mayo pasado para elegir a los 155 integrantes de la Convención Constitucional, los más de 340 alcaldes, concejales y los 16 gobernadores regionales. Del mismo modo el escenario electoral es difícil de predecir por las empresas encuestadoras, que no han logrado acertar en sus pronósticos -más bien han estado lejos de los resultados finales- por el cambio del sistema electoral, la introducción del voto voluntario y el nuevo mapa distrital y de circunscripciones. Por ello muchos analistas y expertos electorales hablan de un «escenario abierto» o de «resultados inciertos» para este domingo; a lo que agregan el diagnóstico de un ambiente «crispado» o «polarizado» por las rudezas de las campañas electorales y las propuestas de los candidatos. Siete candidatos De izquierda a derecha: Gabriel Boric, del partido Apruebo Dignidad, Sebastian Sichel, del partido Chile Podemos, José Antonio Kast , del Partido Republicano, y Yasna Provoste, de Unidad Constituyente - AFP Aun así, las proyecciones apuntan a que la competencia está centrada en cuatro de los siete candidatos presidenciales. A la cabeza de la carrera estaría el joven diputado y exdirigente estudiantil Gabriel Boric, que lidera una alianza entre el izquierdista Frente Amplio y el Partido Comunista. El pacto ?Apruebo Dignidad? designó a Boric luego que éste venciera en una primaria en julio pasado al alcalde comunista Daniel Jadue y que congregó a 1 millón 700 votantes. En fuerte competencia emergió durante los últimos dos meses el abogado y exdiputado José Antonio Kast, cuyas propuestas de extrema derecha han ganado terreno aunque no participó de las primarias de los partidos oficialistas de derechas, que fue ganada por el abogado independiente Sebastián Sichel, exministro de Piñera y también exmilitante de la opositora Democracia Cristiana cuando esta gobernaba con la presidenta Michelle Bachelet. Sichel, sin embargo, inició una espiral de errores, como ocultar que había retirado parte de sus fondos previsionales cuando era ministro y el gobierno de Piñera se oponía a la medida, o un notorio distanciamiento del gobierno de Piñera y de sus partidos que, a fin de cuentas, eran sus principales apoyos. Parte de su base de sustentación electoral, como el conservador partido Unión Demócrata Independiente (UDI), migró hacia la candidatura de Kast. La exministra y expresidenta del Senado, Yasna Provoste, candidata de la Democracia Cristiana y el Partido Socialista, alianza que gobernó veinte años después de la dictadura, es la cuarta en competencia y su candidatura nació debilitada luego que saliera de carrera la postulante Ximena Rincón, que había ganado la competencia interna en su partido. Junto a ello, el Partido Socialista se ha visto sacudido por la salida de militantes que se han agrupado en torno a la candidatura de Boric. Más atrás en las tendencias aparecen el independiente exsocialista y cineasta Marco Enríquez Ominami, que postula por cuarta vez al sillón presidencial; el economista Franco Parisi que vive en EE.UU. y no ha estado en Chile durante la campaña por tener un juicio pendiente por una millonaria deuda de pensión alimenticia de sus hijos; y el profesor maoísta Eduardo Artés, presidente de pequeño Partido Comunista Acción Proletaria. Kast propone eliminar el Ministerio de la Mujer, cerrar el Instituto de DD.HH. y abrir una zanja en la frontera No hay matices en las propuestas programáticas de gobierno. Mientras Boric postula un cambio en el modelo de desarrollo, el fin de las empresas administradoras de las pensiones, un seguro universal de salud y una reforma tributaria que aumente los impuestos a los más altos ingresos, Kast propone eliminar el Ministerio de la Mujer, cerrar el Instituto de Derechos Humanos, abrir una zanja en la frontera para frenar la migración ilegal y derogar el aborto por tres causales, entre otras medidas. Cualquiera que gane la elección de este domingo o que tenga que pasar a una segunda vuelta el próximo 19 de diciembre, se hará cargo de un país que ha sufrido una caída del 6 por ciento del crecimiento como resultado de los impactos de la pandemia, así como un aumento del desempleo, la destrucción de puestos de trabajo y el crecimiento del empleo informal. También hay impactos del cambio climático, como una fuerte sequía en toda la zona productiva agrícola, que ha encarecido los alimentos y golpeado las exportaciones. El nuevo presidente también deberá poner en marcha los acuerdos de la Convención Constitucional que serán dirimidos en un plebiscito previsto para julio del año próximo, así como la nueva institucionalidad, cuyos cambios aún están en debate. No menor es el problema de los brotes de violencia en La Araucanía, donde rige un estado de excepción que permite la intervención de militares. Como sea, nadie cree que haya riesgos para la democracia chilena pero tampoco nadie duda de que Chile está en un proceso de transformaciones que las elecciones de este domingo encarrilarán al país hacia una nueva gobernabilidad, que deberá acoplarse con el proceso constitucional.
...
6
...