Infortelecom


Los republicanos planean una comisión sobre la retirada de Kabul si recuperan el Capitolio

15-08-2022 - Fuente: abc.es
La retirada de Afganistán hace un año marcó un punto de inflexión para la presidencia de Joe Biden. El atentado de Kabul en el que murieron 13 uniformados estadounidenses, las imágenes de los helicópteros evacuando personal diplomático, el abandono de civiles que colaboraron con las tropas aliadas y el triunfal regreso de los talibanes al poder hundieron al presidente en las encuestas y, desde entonces, lo cierto es que no se ha recuperado, afectado también por la inflación y demás males económicos. Un año después, sin embargo, Biden se dispone a proclamar «misión cumplida» esgrimiendo la muerte en Kabul del líder de Al Qaida, Ayman al Zawahiri. La Casa Blanca ha comenzado a circular en el Capitolio un memorando en el que defiende la decisión de Biden de retirar las tropas de Afganistán alegando principalmente que la decisión fortaleció la seguridad nacional al liberar a militares y agentes de inteligencia que hoy pueden dedicarse a otras amenazas, principalmente las ansias expansionistas tanto de Rusia como de China. De hecho, y según reveló la agencia AP, en una reciente reunión a puerta cerrada, el número dos de la CIA dijo que la lucha contra Al Qaida y otros grupos yihadistas seguirá siendo una prioridad, pero que el dinero y los recursos de la agencia se están dedicando cada vez más a contener a China. Investigación Los republicanos, sin embargo, utilizarán el primer aniversario de la salida de Afganistán para reexaminar los fracasos que llevaron a que la capital afgana cayera rápidamente en manos de los fundamentalistas y que Al Qaida pudiera volver a operar allí, como demuestra la presencia de Al Zawahiri en un piso de Kabul . Ayer los republicanos en la Cámara de Representantes circularon en Washington un informe en el que critican el obstruccionismo de Biden: «La negativa de la administración Biden, y en concreto del departamento de Estado, a proporcionar al Congreso la información necesaria sobre la retirada incondicional de EE.UU. de Afganistán ha obstaculizado la capacidad de completar una investigación exhaustiva». Noticia Relacionada reportaje Si Afganos que reinventaron su vida entre nosotros tras huir del terror talibán GERARD BONO Hace un año los talibanes retomaron el control total de Afganistán. Después de la retirada de las tropas occidentales, en la capital se inició una carrera contra el reloj para evacuar a los ciudadanos que querían salir del país. Esta es la historia de tres de ellos: lo que dejaron atrás y lo que encontraron en España Ese informe apunta, además, a que si los republicanos recuperan la mayoría de al menos una de las cámaras del Capitolio en las elecciones parciales de noviembre, iniciarán una investigación formal con interrogatorios a al menos 34 altos funcionarios. Lo cierto, sin embargo, es que la decisión de salirse de Afganistán fue de Donald Trump , quien fijó el repliegue para mayo de 2021. Biden lo demoró hasta finales de agosto, para celebrar el vigésimo aniversario de los atentados terroristas del 11-S con todas las tropas norteamericanas de regreso en EE.UU., tras la muerte de casi 2.500 uniformados durante la invasión del país centroasiático. El 31 de julio, dos misiles Hellfire lanzados desde un dron o avión no tripulado abatieron a Al Zawahiri, líder de Al Qaeda, en un balcón de Kabul, según anunció Biden desde la Casa Blanca. En su informe, los republicanos se centran principalmente en la falta de planificación previa a la retirada y analizan lo que consideran errores en la ejecución de la evacuación. «El Gobierno de Biden desperdició en gran medida los cuatro meses transcurridos desde que el presidente anunció la retirada total, al no planificar adecuadamente el anticipado regreso al poder de los talibanes», asegura. Repetir escenario En su propio memorando, la Casa Blanca argumenta que su decisión de retirada, y la ejecución, se tomaron sobre la base de los informes de inteligencia , y que a Biden se le planteó la opción de dejar soldados en Afganistán durante más tiempo, algo a lo que él se negó. «En última instancia, se hubieran enviado más tropas estadounidenses al conflicto solo para alargar el estancamiento de una guerra que ya había durado 20 años», dice el memorando. Biden corría el riesgo de repetir el escenario que se ha vivido en Irak. A pesar de que la guerra en ese otro país se ha dado por finalizada no una sino varias veces, quedan allí unos 2.500 soldados, además de otro millar en Siria, en labores de entrenamiento y supervisión, tras el ascenso del Daesh en ambos países. Antes del repliegue afgano, Biden había expresado su voluntad de traer a esos soldados de vuelta a casa también, aunque esos planes han quedado de momento en un discreto segundo plano. Estados Unidos retiene 7.000 millones de fondos públicos afganos Un nutrido grupo de economistas de prestigio ha pedido al Gobierno de Joe Biden que libere los 7.000 millones de dólares congelados al banco central de Afganistán en depósitos en Nueva York, un año después del regreso de los talibanes al poder. En una carta enviada el miércoles al presidente Biden y a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, revelada por Reuters, más de 70 economistas y expertos financieros argumentan que el banco central de Afganistán necesita los fondos para paliar los graves problemas económicos y humanitarios del país. Hay otros 2.000 millones de fondos retenidos por otros países. El regreso de los fundamentalistas al poder provocó un corte en las relaciones diplomáticas con EE.UU. La presencia de los líderes de Al Qaida en Kabul no ha ayudado a mejorar las relaciones, a pesar de que ambas naciones mantienen negociaciones y un marco de diálogo facilitado por Catar. La salida de Afganistán marcó el punto en que el porcentaje de norteamericanos que no están de acuerdo con las decisiones de Biden superó al de aquellos que sí lo están. Desde entonces, el presidente ha sido más impopular que popular , aunque estas pasadas semanas han marcado un ligero cambio al alza por los buenos datos de empleo y una leve ralentización de la inflación.