Infortelecom


Las claves del decreto que «cierra Italia»

23-03-2020 - Fuente: abc.es
Las claves del decreto que «cierra Italia»
La emergencia sanitaria ha hecho saltar todas las alarmas, con reglas que limitan duramente derechos constitucionales de los ciudadanos. Pero se debe dar prioridad a la tutela de la salud: «Estamos en guerra y es necesario responder con todas las armas que tenemos», dice el profesor Giannza Rezza, director del departamento de enfermedades infecciosas del Instituto Superior de sanidad, uno de los científicos más escuchados por el Gobierno en la lucha contra el coronavirus. En el último decreto que firmó el domingo el primer ministro, Giuseppe Conte, se cerraron, en principio hasta el 3 de abril, «todas las actividades productivas no estrictamente necesarias», pero una de las normas que más impacto ha tenido hoy entre los ciudadanos es la evitar los desplazamientos para frenar la epidemia. El gobierno ha garantizado que no faltarán los productos de primera necesidad, ni habrá reducción en los horarios de los supermercados. Se quiere evitar así la preocupación o las inmensas colas que a veces se han formado por temor a que se agoten los productos o que se cierren los supermercados durante el fin de semana. En este sentido, se ha convertido en viral una fotografía con una larguísima cola, increíblemente ordenada esperando a entrar el pasado sábado en un supermercado de Prato (Toscana), una foto que se ha convertido también en símbolo de esta época del coronavirus. La foto, obtenida por un aficionado, muestra casi una «performance». El escritor Sandro Veronesi le ha dedicado un artículo: «Se trata de la foto del día, quizás del año, la imagen que mejor de todas hasta ahora resume la surrealista, perturbadora , violenta alteridad de este momento histórico». Esta es la nueva situación que desde hoy afrontan los italianos: 1. Prohibición de desplazamientos «Se prohíbe a todas las personas físicas el transferirse o desplazarse con medios de transporte público o privado a un municipio diverso del que se encuentran, salvo que por comprobadas exigencias de trabajo, de absoluta urgencia o por motivos de salud». Con esta medida, el gobierno responde sobre todo a las peticiones de los presidentes de las regiones del sur, que siguen temiendo los desplazamientos de ciudadanos del norte, donde se encuentran los mayores focos de la epidemia. De hecho, cuando se hizo pública la noticia de la prohibición de los desplazamientos, en menos de media hora había unas 200 personas en la Estación Central de Milán para partir hacia el sur. Pero esta vez, el bloqueo fue total. El gobierno había avisado con anterioridad a las comisarías y la policía ferroviaria para impedir la fuga de estudiantes y trabajadores que deseaban regresar a sus lugares de origen en el sur, comprendidos los empleados cuyas fábricas han sido cerradas por decreto. Se evitó así el pasado error cuando, con un decreto anterior, se cerraron las escuelas y se transformó Lombardía en «zona roja». La gente tuvo conocimiento del borrador del decreto, antes de la firma del primer ministro, y miles de ciudadanos escaparon de Lombardía hacia el sur, con el grave riesgo de difundir el coronavirus. 2. Cierre de empresas Se cierran las fabricas de automóviles, la industria del tabaco, las de ropa, muebles y ordenadores. Igualmente se paralizan las actividades inmobiliarias, las empresas de alquiler de coches y de leasing, las agencias de viajes, aunque se les permite proseguir su actividad en forma de smart working. Obviamente, al estar abiertas las tiendas de alimentación, supermercados, las farmacias, parafarmacias, y quioscos, pueden permanecer abiertas las fábricas que han de surtir productos a esos servicios esenciales de primera necesidad, como las industrias farmacéuticas y alimentarias. Se consiente también la actividad a los servicios que están relacionados con la vigilancia privada, así como los de limpieza y desinfección, los call center, las agencias de distribución de libros, periódicos y revistas. Se permitirán las obras relacionadas con hospitales o sanidad, y obviamente se autorizan los trabajos de instalaciones eléctricas o de fontanería. El decreto del gobierno hace un elenco muy preciso de las actividades que permanecen abiertas. 3. Normas sobre farmacias, comercios, bares y museos Permanecerán abiertas las farmacias y las parafarmacias, tiendas de alimentación, los supermercados, los mercados que venden fruta, verdura y otros alimentos, herboristerías, los estancos, los kioscos y las tiendas de ordenadores o las ferreterías. Sigue la actividad en gasolineras y lavanderías. Igualmente siguen abiertas las tiendas que venden productos para higiene personal, y productos y alimentos para animales de compañía. Están cerrados bares y restaurantes, que podrán efectuar entrega de comida a domicilio. En las autopistas se permite que en los bares de las gasolineras se vendan productos para consumarse fuera de los locales. Se cierran tiendas de ropa y joyerías. Tampoco podrán trabajar los concesionarios de automóviles, autoescuelas o floristerías. Ninguna actividad se permite en centros de estética, peluquerías o gimnasios. Los museos y librerías están cerrados. 4. Oficinas y transportes públicos Permanecen abiertas las oficinas públicas y privadas. En el decreto se especifica que «las actividades profesionales no quedan suspendidas», lo que significa que pueden trabajar los bufetes y notaría, aunque se recomienda que se realice el teletrabajo. Es posible ir a Correos y las oficinas de los bancos, aunque en general se exige cita previa. Se han cerrado los locales con máquinas tragaperras y los que venden diversas loterías. Ni siquiera se permite el juego online. Funcionan, aunque se ven prácticamente vacíos, los transportes públicos: Autobús y metro. Trenes y aviones mantienen muy reducidos los servicios. Los cruceros se han prohibido, al igual que los vuelos privados salvo que se demuestren «fundadas exigencias laborales o de salud». 5. Actividades al abierto Está prohibido el acceso a los parques y jardines públicos. El decreto especifica que no se pueden realizar actividades lúdicas o recreativas al abierto. Se permite el footing individualmente en proximidad del domicilio. Es posible pasear al perro, pero se debe hacer también cerca de la propia casa y por tiempo limitado. Se exige mantener la distancia de un metro, incluso en la fila, a la entrada de supermercados o en las farmacias, y se recomienda, siempre que sea posible, utilizar guantes y mascarilla.