Infortelecom


Estados Unidos vuelve a combatir a Daesh con los kurdos

26-11-2019 - Fuente: abc.es
Estados Unidos vuelve a combatir a Daesh con los kurdos
Las fuerzas armadas norteamericanas han vuelto a participar en operaciones conjuntas con las milicias kurdas en el norte de Siria, a pesar de que Donald Trump ordenó una retirada unilateral en octubre. Según revela el diario «The New York Times», citando fuentes militares estadounidenses, el ataque más reciente ha tenido lugar en la provincia de Deir el Zor y tenía como objetivo los yihadistas que siguen combatiendo en esa zona con el Daesh. Antes del repliegue ordenado por Trump en octubre había apenas 1.000 soldados de Estados Unidos en la zona. Quedan ahora unos 500, que según ha dicho el propio presidente únicamente parmanecen para proteger varios campos de petróleo. Sin embargo, esta reciente operación tuvo como objetivo debilitar al Daesh, que el mes pasado perdió a su líder, Abu Bakr al Bagdadi, muerto en una operación secreta de las fuerzas armadas norteamericanas. La retirada de los soldados norteamericanos ha sido ampliamente condenada por demócratas y republicanos en el Capitolio, que han criticado al presidente por dejar desamparadas a las milicias kurdas, que quedaron brevemente a merced del ejército turco. Trump negoció un alto el fuego exprés entre ambas partes que ha resultado ser duradero y durante el cual kurdos y norteamericanos han vuelto a coordinarse contra los islamistas del califato. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, viajó la semana a Irak y se reunió con los líderes de las milicias kurdas para asegurarles que la Casa Blanca sigue siendo su aliada, a pesar de la precipitada retirada. Durante los pasados años, EE.UU. se ha valido de las milicias kurdas para combatir a los islamistas en una zona en conflicto, donde Turquía ha apoyado a opositores al régimen sirio de Bachar el Asad y este ha sido respaldado por Rusia. El viaje de Pence se produjo después de que un informe interno del Pentágono revelara que la retirada de EE.UU. le daba al Daesh una oportunidad única de reagruparse y reforzarse tras la muerte de quien había sido su líder desde la proclamación del califato.