Infortelecom


Estados Unidos sopesa el envío de 120.000 soldados al Golfo para contener a Irán

15-05-2019 - Fuente: abc.es
Estados Unidos sopesa el envío de 120.000 soldados al Golfo para contener a Irán
«Fake news». Noticias falsas. Así desestimó ayer el presidente de Estados Unidos las preguntas de la prensa sobre el supuesto envío de 120.000 tropas a Oriente Próximo para contener la amenaza iraní, revelado por el diario norteamericano «The New York Times». El problema: el envío está sobre la mesa porque lo planteó el ministro de Defensa, Patrick Shanahan, a petición del consejero de Seguridad Nacional del propio Trump, John Bolton. De nuevo, y como en el caso de Venezuela, el núcleo duro de política de seguridad y exteriores de la actual administración estadounidense demuestra que avanza mucho más rápido y ha llegado más lejos que el propio presidente. Tanto como para considerar el envío de 120.000 soldados al golfo Pérsico por si el régimen de los ayatolás se plantea el más mínimo avance sobre las tropas de EE.UU. desplegadas en la zona o sus países o grupos aliados. En un giro netamente «trumpiano», el presidente, después de calificar la información de falsa admitió que convertirla en verdadera entra dentro de sus planes. «Creo que son ?fake news?. Ahora bien, ¿tomaría esa decisión? ¡Claro que sí! Pero no lo he decidido aún. Espero que no tenga que tomar esa decisión. De todos modos, si la tomo, enviaré muchos más soldados que esos de los que me hablan». Lo cierto es que el jefe del comando Central del Pentágono, el general del Marine Corps. Kenneth McKenzie, ha pedido refuerzos para contener la creciente amenaza iraní y por eso ha llegado al golfo el portaaviones USS Abraham Lincoln acompañado de cuatro bombarderos B-52 que ya se encuentran en misión de refuerzo en la base aérea norteamericana en la península de Qatar. En una decisión sin precedentes, no fue el Pentágono quien anunció el envío del USS Lincoln, sino el consejero Bolton, mano derecha de Trump para seguridad internacional. Bolton ya enervó a Trump cuando se plantó en el Pentágono con el ministro de Exteriores, Pompeo, para, según dijo luego, «analizar planes de intervención militar en Venezuela», sin haber informado antes al presidente, que luego lo despachó diciendo que es un «halcón» al que debe atemperar de vez en cuando. Mientras, ayer en la ciudad rusa de Sochi se reunieron Putin, Pompeo y Lavrov para trata de Venezuela e Irán fundamentalmente. En su primera visita a Rusia en calidad de secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se reunió ayer con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, a quien volvió a pedir que Moscú deje de apoyar al líder venezolano, Nicolás Maduro. Ambos ministros comparecieron ante la prensa tras las conversaciones y un almuerzo y después acudieron juntos a mantener un encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin. Antes de dar comienzo al turno de preguntas de los periodistas, Lavrov afirmó que «después de la conversación telefónica de hora y media que mantuvieron los presidentes Vladímir Putin y Donald Trump el pasado 3 mayo, recibimos la orden de intensificar el diálogo» entre Moscú y Washington. El jefe de la Diplomacia rusa explicó que así lo hizo con Pompeo el pasado día 6 en Finlandia y ahora en Sochi. Según Lavrov, la reunión de ayer con su homólogo estadounidense fue «sincera y útil» y aseguró que las dos partes «están interesadas en normalizar las relaciones». El ministro ruso enumeró los principales temas tratados en Sochi: Venezuela, Siria, Irán, Ucrania, Corea del Norte y desarme nuclear. En cuanto al país caribeño, el secretario de Estado norteamericano dijo que «EE.UU. y más de 50 países creen que ha llegado la hora de que Maduro deje el poder». Según sus palabras, «solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese». Lavrov, por su parte, insistió en que «deben ser los venezolanos quienes definan su futuro y las dos partes enfrentadas deben empezar el diálogo, algo con lo que está de acuerdo Maduro». A juicio del ministro ruso, «no se puede instaurar una democracia por la fuerza» y deploró que EEUU amenace con una intervención militar. Conflicto accidental Irán fue otra de las cuestiones discrepantes entre Lavrov y Pompeo. Tras la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear y el endurecimiento de sanciones contra Irán, el secretario de Estado advirtió a los dirigentes europeos que la actual situación en el Golfo Pérsico implica el riesgo de que estalle un conflicto «accidentalmente», temor que se ha visto corroborado tras los actos de sabotaje contra petroleros y cargueros frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos. Ayer Pompeo, no obstante, le dijo a su homólogo ruso que su país «no busca una guerra con Irán» pese el refuerzo de la presencia naval norteamericana en la zona». Washington presiona a Teherán para que cese su apoyó a Hizbolá. Lavrov expresó el deseo de que la «razón impere».