Infortelecom


Escándalo en Italia tras la liberación de 376 mafiosos por el riesgo de contagio de coronavirus

07-05-2020 - Fuente: abc.es
Escándalo en Italia tras la liberación de 376 mafiosos por el riesgo de contagio de coronavirus
La liberación en masa de mafiosos causa un gran escándalo en Italia. Son 376 los mafiosos y traficantes de droga que el Departamento de Administración Penitenciaria (DAP) del Ministerio de Justicia envió a sus casas, en el último mes y medio, por motivos de salud y riesgo de coronavirus. La decisión ha creado fuerte tensión en la frágil y dividida mayoría gubernamental. El gran interrogante es si hubo negociación entre el Estado y la mafia. Los jefes mafiosos se encontraban en diversas cárceles, desde el norte al sur del país. Detrás de cada nombre hay fechorías y delitos que han marcado páginas dramáticas en la sociedad italiana. Muchos de ellos son jefes que están condenados por sentencias judiciales que los describen como líderes de las cuatro principales mafias italianas: Cosa Nostra de Sicilia, la ?Ndrangheta de Calabria, la Camorra napolitana y la Sacra Corona Unita de la región de Apulia. El 21 de marzo, el DAP envió una nota a los directores de las cárceles para que señalaran a los detenidos con riesgo de infección del coronavirus. Se enviaron así a sus domicilios los mafiosos con riesgo de contagio de la Covid-19, con la justificación de que no había puestos en los centros sanitarios de las cárceles. El escritor Roberto Saviano, amenazado por la Camorra y con custodia policial permanente, ha escrito lo que hoy piensan los italianos: si había riesgo de contagio para los detenidos mafiosos, se les debía garantizar la salud, pero en estructuras carcelarias. Peces gordos Ahora, las fuerzas del orden deben controlarlos diariamente en sus domicilios, día y noche. Un trabajo que alarma a la policía y la magistratura, porque temen que se produzcan fugas. Bastantes son peces gordos, que ahora vuelven a sus feudos, miembros de clanes muy conocidos como los Casalesi, célebre organización criminal camorrista; otros están ligados al clan del sanguinario Totó Riina, ya fallecido, y de su sucesor como jefe de la mafia Messina Denaro. En Palermo, por ejemplo, están en sus domicilios algunos de los jefes mafiosos más peligrosos de la Cosa Nostra fieles a Riina y Provenzano. También está un criminal especialmente odiado por los italianos, Cataldo Franco, condenado a cadena perpetua por el secuestro y homicidio del niño Giuseppe Di Matteo, el hijo de un arrepentido de la mafia que en 1994 estranguló y para que desapareciera lo metió en un bidón de ácido. La liberación de los mafiosos para ser vigilados en sus domicilios ha creado gran escándalo, hasta el punto de que el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, ha tenido que dar marcha atrás. Bonafede ha anunciado que el gobierno aprobará un decreto ley para que los 376 mafiosos sean llevados de nuevo a las cárceles. Pero ahora el peligro está en que muchos se fuguen, porque están en su territorio, rodeados de fieles que los protegerán. Dudas sobre una negociación El ministro Bonafede, miembro del Movimiento 5 Estrellas, está hoy en el centro de una gran tormenta política y desde muchos sectores se ha pedido su dimisión. Bajo el título «el ministro equivocado en el gobierno cansado», el diario La Repubblica escribe: «En otros tiempos, el asunto de los jefes mafiosos liberados en masa habría provocado la dimisión del ministro de la Justicia por responsabilidad política objetiva. Y quizás habría dado el empuje decisivo para la caída del gobierno. En la República del Movimiento 5 Estrellas el ministro de justicia permanece en su puesto por ahora e intenta reenviar a las prisiones a los boss como uno que se esfuerza en meter en el tubo la pasta dentífrica que ya está fuera». Teniendo en cuenta que la liberación en masa de mafiosos no tiene precedentes y que ha creado alarma social y política, surgen dudas en muchos sectores y un interrogante: ¿se ha producido una negociación entre el Estado y la mafia? Por ejemplo, el director de La Repubblica, Maurizio Molinari, afirma: «Es verdad que algunas protestas en las cárceles se produjeron al inicio de la emergencia Covid. El interrogante es si eso condujo a una negociación entre los boss y el Estado. Y si fuera verdad que lograron salir de la cárcel para salvaguardar su salud, ¿hasta qué punto el ministro de la Justicia y el jefe de gobierno Conte autorizaron la salida? Son interrogantes muy serios que tienen que ver con la seguridad del Estado», concluye el director de La Repubblica. La liberación en masa de los mafiosos ha indignado y creado escándalo porque, además, se produce durante la emergencia del coronavirus, que está siendo aprovechada muy especialmente por los mafiosos. Los periódicos cuentan diariamente cómo las mafias, que tienen muy abundante liquidez, prestan dinero con intereses de usura con el objetivo de terminar haciéndose con las propiedades de los pequeños y medianos empresarios a los que prestan dinero.