Infortelecom


El viaje de González Laya a Colombia tensa más la situación con Caracas

26-02-2021 - Fuente: abc.es
El viaje de González Laya a Colombia tensa más la situación con Caracas
El Covid-19 hace más protocolario lo protocolario que resulta un encuentro entre cancilleres de dos países. Así se sintió durante la rueda de prensa conjunta y de cierre de la jornada bilateral que ofrecieron este viernes las ministras de Exteriores de España y Colombia, Arancha González Laya y Claudia Blum, respectivamente. En el salón protocolario del tercer piso del Palacio de San Carlos, que muchos años atrás fue la sede presidencial y aún antes el lugar del que escapó de un atentado Simón Bolívar, en la llamada Conspiración Septembrina de 1828, las dos funcionarias suscribieron el acta de la X Reunión de Comisión Mixta Hispano-Colombiana de Cooperación, que formaliza la nueva estrategia de cooperación bilateral. Allí, sin darse la mano, con mascarillas y escasos asistentes, todos guardando la debida distancia y luciendo la indumentaria para la ocasión, se terminó la jornada entre los equipos ministeriales. La canciller Blum agradeció la visita de González Laya en tiempos de pandemia y lo interpretó como un gesto más de la larga y positiva relación entre los países. Entre los temas destacados en cooperación, Blum señaló los de seguridad y defensa, y cooperación judicial, además del apoyo técnico de España a la implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016. Asuntos como educación, migración e intercambio comercial también fueron celebrados. El tema de Venezuela salió al público, pero no por cuenta de las diferencias que tiene Colombia con su vecino o las nuevas tensiones con España y la Unión Europea. «Esperamos que nuestra visita a Cúcuta, el día de mañana, afiance nuestra cooperación en respuesta al fenómeno migratorio», dijo Blum y agradeció especialmente la firma del acuerdo de cooperación vigente 2021-2024, estrategia destinada a fortalecer el desarrollo rural, sostenible y con enfoque de género, así como el fenómeno migratorio. En recursos, eso se traduce en 70 millones de euros en cooperación técnica no reembolsable y 50 millones más en créditos financieros para el mismo periodo. Por su parte, González Laya agradeció la hospitalidad recibida y anotó que debió visitar el país el año pasado, y que al hacerlo tras la pandemia marca un inicio con confianza y positividad. «Estrechar las relaciones de Colombia y España es un primer objetivo de mi visita. Otro, pensar en la recuperación económica y social poscovid, que pasa por incrementar nuestras relaciones inversoras, pues hay más de 600 empresas españolas comprometidas con este país y quieren seguir contribuyendo, como me lo informaron en la mañana en el encuentro que sostuve con ellas. Se abre una oportunidad para el comercio y la inversión, para el sector turístico y los de la cultura». González Laya, con su colega colombiana, Claudia Blum - ABC La ministra española reconoció especialmente «el esfuerzo grande, generoso de este país con los emigrantes venezolanos. En momentos en que otros países erigen muros, Colombia ha optado por acoger, protegiendo de manera temporal, a los miles de venezolanos en su territorio. Es un gesto noble y generoso que España quiere apoyar y por eso estaré encantada de viajar mañana a Cúcuta y ver de primera mano lo que esto significa». Y reiteró que seguirá apoyando este esfuerzo que realiza Colombia con recursos financieros y para que la crisis tenga la atención internacional que merece, incluida otra convocatoria a donantes de la mano de Canadá. Por último, señaló que otra meta de su viaje es apoyar los esfuerzos de Colombia con su proceso de paz. «Seguimos apostando por este proceso. Con el Acuerdo se acabó la guerra, pero se inició un proceso que gira en torno a la verdad, la justicia, la reparación y el compromiso de no repetición». Lamentó y mostró su preocupación por el asesinato de líderes sociales y excombatientes, pero reiteró el apoyo al proceso y las instituciones colombiana, para lo cual España entrega 120 millones de euros en los próximos cuatro años. Encuentro con los jueces de la Justicia para la Paz La jornada de Arancha González Laya en Colombia se inició temprano en la fría Bogotá. Lo primero en la agenda, tras un encuentro con empresarios españoles, fue la visita a los magistrados de la Justicia Especial para la Paz (JEP), organismo de justicia transicional que hace parte del más amplio Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición previsto en el Acuerdo de Paz firmado por el gobierno colombiano con la entonces guerrilla de las Farc-EP, el mismo que con sus recientes pronunciamientos sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por esa guerrilla, como fue la práctica del secuestro (Caso 01) y los llamados 'falsos positivos', asesinatos de civiles por parte de las fuerzas armadas para simular resultados y recibir beneficios, han sacudido a Colombia y la han puesto de cara al nivel de atrocidad a la que llegó la guerra. A su salida de esta reunión con los presidentes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Eduardo Cifuentes; de la Comisión de la Verdad, el sacerdote jesuita Francisco de Roux, y la directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), Luz Marina Monzón, González Laya reiteró el apoyo «firme y decidido» de España a la labor que adelantan estas instituciones creadas en el marco de la justicia transicional y de procura de la verdad. Esa era claramente una de las visitas clave en la agenda de González Laya, pues es de especial interés para España, así como para la Unión Europea, el destino del Acuerdo de Paz, que ha tenido avances en su implementación, pero no al ritmo necesario, además de generarle cuestionamientos al Estado por el asesinato de más de 250 exguerrilleros desmovilizados en los cuatro años de implementación, así como más de 400 líderes sociales, ambientales y de derechos humanos en ese mismo periodo de tiempo. Precisamente frente a estos hechos, la canciller expresó su «dolor ante los asesinatos y las desapariciones de defensores de derechos humanos, de sindicalistas, de excombatientes», para hacer un llamado a que la importante labor de estas instituciones continúe. La diplomacia Hacia las diez de la mañana hora local, la canciller se encontró con su homóloga colombiana, Claudia Blum, para dar inicio a la agenda bilateral en el Palacio de San Carlos, sede del Ministerio de Relaciones exteriores colombiano. En la espléndida entrada de la cancillería, rodeadas por inmensos jarrones de flores, las funcionarias dieron inicio a los temas del día, empezando por la crisis de la migración venezolana, con el análisis del Estatuto de Protección Temporal a los Migrantes, así como asuntos relacionados con diplomacia cultural, los acuerdos y proyectos económicos y de inversión entre ambas naciones, a lo que se suman estrategias bilaterales a favor de la reactivación económica tras la pandemia por Covid-19. Gonzáles y Blum también tuvieron tiempo para hablar de la implementación de la política de Paz con Legalidad, que es como enmarca el Gobierno colombiano sus acciones en cumplimiento del Acuerdo, las cuales han recibido el apoyo de España, además de las gestiones que ha apoyado como parte de la Unión Europea. El sábado viajará la delegación española a la ciudad de Cúcuta, acompañada por autoridades colombianas, y en la frontera podrán ver de primera mano las acciones de atención a la diáspora venezolana adelantados con recursos españoles y multilaterales, además de entrevistarse con autoridades locales, migrantes y funcionarios en ONG que tienden la gran crisis humanitaria que afecta a la región y se ha deslazado a lo largo del país, que ha acogido a más de un millón setecientos mil venezolanos y procura implementar una política que normalice su situación y les permita permanecer con un estatus válido en el país, trabajar y prosperar por los próximos 10 años, labor que requiere urgentemente el apoyo internacional y que España valora y busca respaldar.