Infortelecom


El presidente kazajo da por estabilizada la situación en el país y nombra un nuevo jefe del Gobierno

11-01-2022 - Fuente: abc.es
El presidente kazajo da por estabilizada la situación en el país y nombra un nuevo jefe del Gobierno
El presidente de Kazajistán, Kasim-Zhomart Tokáyev, acaba de anunciar ante los diputados del Parlamento que la situación en el país está ya estabilizada tras 10 días de protestas, ha nombrado primer ministro a Aliján Smaílov, anunciado el final de la influencia de su predecesor, el expresidente Nursultán Nazarbáyev, y ha dado por finalizada la misión militar de los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (ODKB en sus siglas en ruso), Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán, cuyas tropas, según Tokáyev, comenzarán a abandonar la república este jueves. El presidente kazajo destituyó al Ejecutivo el pasado día 5 de enero con la intención de aplacar unas protestas que comenzaron el día 2 a causa de la subida de los precios del gas licuado y nombró en funciones a Smaílov en sustitución de de Askar Mamín. El nuevo jefe del Gobierno tiene ahora tres semanas para remodelar el gabinete y elaborar un programa. «La misión de mantenimiento de la paz en Kazajistán de la ODKB se completó con éxito, la retirada gradual de las fuerzas comenzará el 13 de enero», afirmó hoy Tokáyev en su discurso ante los legisladores retransmitido por el canal Jabar-24. Según sus palabras, las tropas rusas y del resto de los miembros del bloque «no se demorarán más de 10 días en culminar la retirada». El jefe del Estado aseguró que «la fase álgida de la operación antiterrorista ha terminado, la situación en todas las regiones es estable». Declaró que «si no hubiéramos solicitado la ayuda de la ODKB, se podría haber perdido el control sobre Almatí», el principal centro económico del país y epicentro de los disturbios. Algo, que según él, «hubiera provocado a su vez la pérdida de control sobre el resto de Kazajistán». Tokáyev repitió lo dicho ya el lunes en la reunión telemática con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y el resto de los dirigentes de los estados miembros de la ODKB en cuanto a que «fueron profesionales los que prepararon la toma del poder y, dado que se trataba de una agresión armada por parte del terrorismo internacional contra nuestro país, tuvimos que apelar a nuestros socios de la ODKB para el envío de un contingente de mantenimiento de la paz», propuesta que el propio presidente cursó el pasado día 6 de enero. Al día siguiente, ya empezaron a llegar a Kazajistán las tropas, especialmente las rusas, las más numerosas. El líder kazajo cifró ayer lunes el número total de soldados de la ODKB llegados a su país desde fuera en 2.300 efectivos, cuyo despliegue se informó que quedó completado el pasado domingo con la misión principal de «proteger instalaciones militares, estatales y socialmente significativas, pero sin participar en las operaciones dirigidas a eliminar la resistencia de los alborotadores». Reformar el sistema de seguridad Por primera vez, Tokáyev se refirió hoy a Nazarbáyev, utilizando su título, 'Elbasy' (líder de la Nación). Dijo que «en torno al Elbasy apareció un grupo de empresas muy rentables y gente muy rica, incluso para los estándares internacionales», en alusión a las familias de sus tres hijas y muchos otros allegados. «El Gobierno tendrá que determinar este abanico de empresas y acordar con ellas el monto de los aportes anuales a los fondos sociales», anunció el presidente en lo que parece una determinación firme de limitar los privilegios del entorno del antiguo presidente. Tokáyev llamó hoy a desarrollar un programa que conduzca a un aumento de los ingresos de la población y a modernizar el sistema tributario para hacerlo «más justo». A su juicio, fueron los grandes empresarios «quienes recibieron la mayor cantidad de beneficios del crecimiento económico de Kazajistán». El máximo dirigente kazajo habló también sobre los planes para reformar el sistema de seguridad del país, «aumentando las unidades de la Policía y el Ejército (?) y evitando la formación de grupos y células de extremismo religioso para evitar nuevos disturbios». El nuevo primer ministro ha recibido el encargo de preparar «un programa de acción en las próximas tres semanas», que será abordado en una reunión con los nuevos ministros a principios de febrero. La Policía kazaja reporta hoy la detención en los 10 días de protestas de casi 10.000 personas.