Infortelecom


Conte acude a la Cámara con su gobierno en riesgo

18-01-2021 - Fuente: abc.es
Conte acude a la Cámara con su gobierno en riesgo
Giuseppe Conte se juega entre el lunes y el martes el todo por el todo en el parlamento. El primer ministro acude hoy lunes a la Cámara de diputados y mañana al Senado para intentar obtener la confianza y seguir al frente del gobierno. Su discurso, en síntesis, podría resumirse así: o yo o el diluvio, o mi Gobierno o elecciones. En la Cámara tiene garantizada la mayoría absoluta. El problema está en el Senado, donde Giuseppe Conte no podrá contar seguramente con la mayoría absoluta, fijada en 161 votos. Tendrá que contentarse con la mayoría simple, que seguramente logrará porque Matteo Renzi, líder de Italia Viva, que abrió el miércoles la crisis al retirar del gobierno a las dos ministras de Italia Viva, ha prometido la abstención de sus 18 senadores. Renzi buscaba la caída de Conte y en parte, ante las numerosas críticas que ha recibido y al verse aislado, ha dado marcha atrás. Con la abstención de Italia Viva, Conte para obtener la confianza con mayoría simple necesita 149 votos. Tiene garantizados 151 con las tres fuerzas políticas de la coalición: Movimiento 5 Estrellas, Partido Democrático y Libres e Iguales. Para el primer ministro se trataría de una insignificante y momentánea victoria, de la que saldría un gobierno muy frágil, más aún que el actual. En este caso, Giuseppe Conte tiene dos opciones: la primera, seguir con el actual gobierno, con alguna remodelación, con la perspectiva de aguantar al máximo hasta junio y celebrar entonces elecciones generales. La segunda opción es presentar la dimisión en la confianza de que el presidente de la República le encargue la formación de su tercer gobierno, introduciendo una amplia remodelación en el gabinete, con la esperanza de obtener un mayor apoyo gracias a los parlamentarios tránsfugas. Alarma en Bruselas Con el país angustiado por la pandemia y una economía agonizante, esta crisis de gobierno es motivo de profunda preocupación en Italia y en la Unión Europea. En Bruselas se teme un periodo de parálisis en las decisiones sobre el Fondo de Reconstrucción, si en Roma no hay un gobierno fuerte. En realidad, ni los italianos ni la UE entienden esta crisis de gobierno. Con una media de unos 500 muertos diarios en Italia y un total de 81.800 víctimas del Covid (dato ofrecido el sábado por el ministerio de Sanidad), abrir una crisis de gobierno es un espectáculo «indecente» e «intolerable», según coinciden en señalar los analistas y politólogos italianos. Una de estas voces muy críticas contra la clase política es la de Mario Monti, senador vitalicio, ex primer ministro y excomisario europeo: «Hoy Europa practica una generosidad de la que estamos abusando. Los fondos (en referencia al de Reconstrucción) se convierten en la manzana de la discordia entre los políticos que miran sobre todo, fundamentalmente, a sus intereses personales y partidistas. Esto es intolerable». «La duda que surge en Europa -concluye Monti- es si Italia logrará permanecer en la UE como un país normal». En esta situación, no es de extrañar que a Roma le lleguen advertencias desde Bruselas y en particular desde Alemania. El profesor de Política Económica Lars Feld, que encabeza el «Comité de sabios» que asesora regularmente al gobierno de Merkel, advierte muy claramente a Italia: «La crisis debe cerrarse rápidamente y deben evitarse las elecciones anticipadas que serían ganadas por la derecha. La prioridad para Italia ?declara Feld a «La Repubblica»? es mejorar con decisión el Fondo de Reconstrucción, porque contiene pocas inversiones en el futuro y demasiadas inversiones en sectores deficitarios». Salvo el centroderecha, que dice estar listo para unas elecciones anticipadas, ni los italianos, según las encuestas, ni la mayoría de los parlamentarios las desean porque más de la mitad no serían reelegidos. Hace cuatro meses se aprobó en referéndum una reforma que redujo los diputados de 630 a 400 y los senadores de 315 a 200. De convocarse las elecciones, las encuestas indican que vencería claramente el centroderecha.