Infortelecom


«Católicos progre» contra la libertad religiosa en EE.UU.

15-10-2020 - Fuente: abc.es
«Católicos progre» contra la libertad religiosa en EE.UU.
Los tres días de interrogatorio a que ha sido sometida la candidata al Supremo, la juez Barrett, pueden ser considerados -a tenor de los visto y oído- como tres jornadas de fuego artillero de la oposición demócrata norteamericana contra uno de los pilares de la Constitución de los Estados Unidos: la libertad religiosa. Las insistentes preguntas de los zelotes del partido sobre las creencias religiosas de la magistrada, insinuando por activa y por pasiva que influirán en su trabajo profesional en el máximo tribunal, fueron un atropello flagrante de la Carta Magna. La Primera Enmienda consagra la libertad de religión y prohíbe al poder político cualquier tipo de legislación o cortapisa en materia de conciencia. La animadversión del partido opositor norteamericano hacia el catolicismo practicante de Barrett contiene varias ironías. La primera, que parece desconocer que casi la mitad de los electores católicos norteamericanos votan demócrata. Y la más desconcertante: el partido que en Europa calificaríamos de «progre» y más cercano a la ideología de los socialistas, está desde hace tiempo comandado por católicos. Joe Biden, el candidato demócrata a la Casa Blanca, es católico, como también lo es la «número tres» en el escalafón del poder en EE.UU., la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. No es, como algunos podrían pensar, un problema de odio a los católicos -como en la era del Ku Klux Clan- sino de rechazo a los católicos que no se avergüenzan de serlo. En el fondo, la resistencia que muestran Biden y Pelosi por la candidatura de la juez Barrett parece proceder del rechazo a la coherencia con la propia fe, que lleva a los dos dirigentes demócratas a situarse en contra de la doctrina de la Iglesia católica en temas nucleares como el aborto y el matrimonio.