Infortelecom


Argentina logra un acuerdo con los grandes acreedores y se queda a un paso de volver a los mercados

01-03-2016 - Fuente: abc.es
Argentina logra un acuerdo con los grandes acreedores y se queda a un paso de volver a los mercados
Después de quince años de litigio, el Gobierno de Argentina alcanzó un principio de acuerdo con los fondos de inversión para saldar su deuda impagada desde 2001. El anuncio lo realizó oficialmente Daniel Pollack, el mediador designado por el juez estadounidense Thomas Griesa para que ambas partes se pusieran de acuerdo y se cumpliera su sentencia. El fallo de Griesa obligaba al Estado a asumir sus obligaciones con buena parte de los acreedores que no aceptaron reestructurar su deuda ni en 2005 ni en 2010. La noticia supone que, a corto plazo, Argentina saldrá en términos absolutos de la suspensión de pagos que tan cara le ha salido. Aunque aún queda algunos flecos -de forma más que de fondo- Pollack, hombre riguroso y de confianza de Griesa, informó de que se llegó a un principio de acuerdo para abonar 6.653 millones de dólares con los fondos más duros, en alusión a Elliott Management, del magnate Paul Singer. «Me da un gran placer -detalla en el comunicado Pollack- anunciar que una batalla de quince años entre Argentina y Elliott Management está en el camino a ser resuelta». No obstante, añadió que «es un gran paso pero no es el paso final». En su comunicado, Daniel Pollack reconoce la buena predisposición del actual Gobierno y, en especial, del presidente Mauricio Macri, sobre el que destaca: «La corrección del camino que había tomado Argentina fue casi heroica». También reconoce que «inmediatamente, tras las elecciones presidenciales de noviembre, corrigió el rumbo negativo que había dado este litigio», observa. Aunque no menciona al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con quien le resultó imposible mantener una negociación consistente, sus palabras son un tiro por elevación contra la anterior Administración. Antes de que se concrete el acuerdo el Congreso argentino deberá ratificarlo Pollack recuerda que el Congreso argentino deberá derogar una ley que impide mejorar a bonistas por fuera de los canjes de 2005 y 2010, y que ambas Cámaras deben aprobar el acuerdo. Califica a Paul Singer de «duro pero justo negociador». Entre una y otra oferta Argentina logró una adhesión de algo más del 92 por ciento, con quitas que superaron, en algunos casos, el 70 por ciento del valor nominal. Se estima que con este acuerdo, Argentina lograría finalmente una rebaja en torno al 25 por ciento de la cifra que reclamaban, con el respaldo del fallo judicial de Griesa, los llamados «fondos buitres». De este modo, se interpreta que en la próxima semana se podría dar por cerrado el caso ya que otros fondos de inversión y privados, conocidos como «holdouts», habían aceptado estas condiciones hace algunas semanas. Argentina cayó en suspensión de pagos en diciembre de 2001. Lo declaró el por entonces presidente Adolfo Rodríguez Saá después de que el país sufriera la mayor depresión de su historia y Fernando De La Rúa tuviera que dimitir en medio de graves revueltas sociales. Tras una secuencia de media docena de presidentes en diez días, Eduardo Duhalde fue elegido por la Asamblea Nacional (reunión de ambas Cámaras) en enero de 2002. En mayo de 2003 le sucedió Néstor Kirchner y a éste su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, que gobernó entre el 10 de diciembre de 2007 y el 10 de diciembre del pasado año. En este tiempo la viuda de Kirchner mantuvo discursos, en ocasiones, contradictorios pero la tónica general fue presumir de que nunca pagaría la deuda y arremeter contra el juez Thomas Griesa, a cuyos tribunales se sometió el país voluntariamente. Naufragaron las negociaciones En agosto de 2014, con los intereses corriendo en su contra, el Gobierno de Fernández de Kirchner hizo una aproximación para alcanzar un acuerdo. Cuando el país lo daba por seguro, incluso un grupo de banqueros y empresarios se habían ofrecido a hacer aportaciones propias para ayudar a afrontar los pagos, las negociaciones naufragaron.